El sol sale tras el monumento de Stonehenge, conocido como «El Templo del Sol», durante el festival del Solsticio de Verano, en Reino Unido
El sol sale tras el monumento de Stonehenge, conocido como «El Templo del Sol», durante el festival del Solsticio de Verano, en Reino Unido - EFE

Solsticio de verano 2017: por qué hoy es el día sin sombra

El 21 de junio, el día más largo del año, es también el más complicado para resguardarse de los rayos solares en el hemisferio norte. Ponga un simple palo en vertical sobre el suelo y vea qué ocurre

ABC.es
MADRIDActualizado:

Este martes 21 de junio comienza el solsticio de verano en el hemisferio norte, un evento astronómico marcado por la posición de la Tierra con respecto al Sol y que da el pistoletazo de salida al verano, la estación más esperada. Pero también se conoce a este solsticio, el día más largo del año, como el más difícil para encontrar una sombra donde resguardarse de los abrasadores rayos solares. Es el día sin sombra, el único del año. El nombre quizás es algo grandilocuente, pero tiene sus razones y se cumple a rajatabla durante el mediodía en ciertos lugares del planeta.

Todos sabemos que la Tierra gira sobre sí misma, lo que produce la impresión de que, a lo largo del día, la posición del Sol cambia en el cielo. Además, día tras día el recorrido de nuestra estrella en el cielo es diferente y su punto de salida sobre el horizonte al amanecer y el del ocaso al atardecer cambian a lo largo del año. La causa también es el movimiento de nuestro planeta, pero en este caso el que realiza en su órbita alrededor del Sol.

Por el mismo motivo, la altura máxima alcanzada por el Sol al mediodía es distinta a lo largo del año. Un sencillo palo clavado en el suelo (el reloj de Sol más rudimentario) nos lo demuestra por la longitud de su sombra en el suelo. Y hoy, día del solsticio de verano, la sombra de esa varilla es la más corta de todas. En concreto, en los lugares que se encuentren en una línea paralela al ecuador y a una latitud de unos 23,5 grados, el palo no producirá sombra al mediodía. Cuanto más al norte o al sur, será más alargada. El motivo es que los rayos solares dan de frente en el ecuador, mientras que en cualquier otro lugar caen inclinados. Una prueba de que la Tierra es curva y su eje rotación está inclinado 23,5 grados, algo sobre lo que ya pensó el matemático y astrónomo griego Eratóstenes hace más de 2.000 años.

El golpe que dio las estaciones

Nadie sabe la razón por la que el eje de la Tierra está inclinado. Algunos astrónomos creen que, hace aproximadamente 5.000 millones de años, cuando la Tierra todavía era jovencísima, un cuerpo del tamaño de Marte llamado Theia chocó contra nuestro mundo. La brutal colisión creó la Luna (esa es la principal hipótesis de la aparición de nuestro único satélite natural) y, tal vez, inclinó la Tierra un poco hacia un lado. Gracias a eso tenemos las estaciones.

Pero como no hay nada mejor que la experiencia, puede salir de casa o de su trabajo a la hora de comer (es cierto, somos españoles, digamos entonces un poco antes, a la hora del vermú) y ver cómo realmente los árboles, los semáforos, los automóviles y usted mismo proyectan sombras muy cortas. En efecto, si el calor aprieta la calle será hoy un poco más dura y será muy difícil encontrar una lugar fresquito donde resguardarse.