Uno de los ratones avatar del animalario del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas
Uno de los ratones avatar del animalario del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas

Orden de desalojo para 70 «ratones avatar»

El CNIO da un ultimátum a un oncólogo para que se lleve los roedores que portan los tumores injertados de 19 enfermos

MADRIDActualizado:

Dos decenas de pacientes con cáncer de páncreas están pendientes de una disputa entre el oncólogo Manuel Hidalgo y el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el mejor centro de investigación del cáncer de España. Hidalgo era director del Programa de Investigación Clínica del CNIO y fue despedido de forma fulminante el pasado 5 de diciembre porque se consideró que su puesto era incompatible con la actividad que también desempeñaba en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

El despido no zanjó por completo la vinculación de Hidalgo, experto en cáncer de páncreas, con el centro de investigación que dirige María Blasco. Hidalgo había creado una línea de investigación que consistía en injertar las células de los tumores de los pacientes en ratones, observar su respuesta y elegir el más eficaz antes de suministrárselo al enfermo. Estos roedores tan especiales se llaman «ratones avatar». El grupo de este investigador tiene aún en el animalario del CNIO setenta de estos ratones con los tumores de páncreas de 19 pacientes.

Pero el centro quiere poner fin a cualquier tipo de relación con el que fuera uno de sus investigadores estrella y le ha pedido que traslade a los roedores de su animalario.

Manuel Hidalgo ha asegurado a este periódico que le han dado de plazo hasta el 15 de mayo para trasladarlos y han amenazado con despedir a los investigadores que están a cargo de la investigación. «El traslado de estos animales es muy delicado. Pueden morirse con los tumores de los pacientes y habría que hacerles una nueva biopsia a los enfermos. Además, necesitan estar un tiempo en cuarentena antes de llevarlos a otro laboratorio. No me los puedo llevar de la noche a la mañana», dice.

Financiado por Europa

Tanto los ratones avatar como el grupo de investigación que los cuida no suponen un gasto añadido al CNIO. Todo el experimento está financiado por el Consejo de Investigación Europea que concedió una ayuda de 2,5 millones de euros al experimento de Hidalgo. Esta financiación está vinculada al investigador y a su proyecto. Con el despido del oncólogo, el CNIO renunció a esta jugosa cantidad, unos 2,5 millones de euros, e Hidalgo tuvo que trasladar su experimento al Hospital de Fuenlabrada de Madrid. Allí se llevó a los pacientes, pero no pudo mover a sus ratones que se quedaron en el CNIO. Su intención, hasta ahora, era mantenerlos en el Centro de Investigaciones Oncológicas, al menos seis meses más, tal y como ya ha solicitado al Consejo de Investigación Europeo.

«No entiendo que un centro de financiación pública como el CNIO no quiera seguir colaborando en un proyecto de primer nivel europeo, máxime cunado cuenta con uno de los animalarios mejores de Europa que está totalmente infrautilizado», recuerda.

El oncólogo, que ha recurrido su despido, está pendiente de un juicio que podría obligar a readmitirle.

El CNIO niega ultimatum y despidos

Por su parte, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas reconoce la petición de traslado pero asegura que no ha habido ningún «ultimátum». «Desde que fue despedido el 5 de diciembre, el CNIO está haciendo todo lo posible para que los proyectos del Dr. Hidalgo sean trasladados a donde él indique», señalaron fuentes del centro de investigación.

Niegan también que el puesto de los trabajadores ligados al proyecto peligre. «El CNIO no ha comunicado despido alguno. Decidió mantener los contratos en curso hasta que el proyecto fuera trasladado de forma efectiva a una nueva institución. Sin embargo, y a pesar de reiteradas consultas al Dr. Hidalgo, el CNIO todavía no ha recibido una respuesta en la que se exprese una fecha concreta de traslado del proyecto», explican las mismas fuentes. Aseguran queno se perjudicará a ningún paciente y que cualquier tipo de colaboración con Hidalgo debería negociarse previamente y, hasta ahora, este investigador solo se ha dirigido unilateralmente al Consejo de Investigación Europeo, se defienden.

Retraso del traslado más allá de lo razonable

También entienden que el traslado se está dilatando «más allá de lo razonable», a pesar de que este centro de investigación «está trabajando activamente con propuestas de plazos razonables para el traslado del proyecto y su continuidad en otras instituciones».