Vista aérea de una de las figuras de la región de Nazca cercanas a los nuevos geoglifos - Archivo

Dos nuevos geoglifos aparecen en el desierto peruano de Nazca

Las misteriosas figuras representan una cabeza humana y un animal y se encuentran cerca de las famosas líneas gigantes

lima Actualizado:

Científicos japoneses han descubierto en la costa sur de Perú dos nuevos geoglifos cerca de las líneas de Nazca, consideradas desde 1994 por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad, ha informado la Universidad de Yamagata (oeste de Japón). Se trata de una figura de considerables dimensiones que representa una cabeza humana y de otra, también grande, que parece un animal desconocido.

En 2006, este equipo de académicos de la Universidad de Yamagata, liderado por Masato Sakai, ya había descubierto en esta árida zona situada a unos 450 kilómetros al sur de Lima un centenar de geoglifos en forma de rectas y triángulos. Las nuevas figuras, que tienen forma de una cabeza humana y un animal, se encuentran cerca de un templo y a unos diez kilómetros de las gigantescas líneas de Nazca, creadas por la civilización preincaica del mismo nombre (siglos I y VI de nuestra era). El decano de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Yamagata, Yoichi Watanabe, dijo que "es poco usual encontrar geoglifos de partes humanas vivientes" en el lugar donde se localizaron los dos nuevos diseños.

Watanabe ha explicado que en la figura de la cabeza humana, de unos 4,2 metros de largo y 3,1 metros de ancho, se pueden reconocer los dos ojos, la boca y la oreja derecha, según la agencia local Kyodo. El otro diseño, que parece tener la forma de un animal aún no identificado, tiene 2,7 metros de largo y 6,9 metros de ancho. El decano cree que ambos diseños no fueron detectados previamente desde el aire debido a que son pequeños, en comparación con las conocidas figuras de Nazca, algunas de ellas de casi 275 metros de largo.

Calendarios y pistas de aterrizaje

El equipo de científicos japoneses, que se encuentra investigando en la zona desde agosto pasado, informará a las autoridades peruanas sobre el nuevo descubrimiento e investigará la relación entre estos geoglifos y el templo aledaño.

El antropólogo estadounidense Paul Kosok fue el primero en estudiar científicamente las líneas de Nazca en la década de 1930, pero fue la alemana María Reiche la que dedicó toda su vida a su estudio y cuidado. Mientras Reiche consideraba que las líneas de Nazca eran un gran calendario astronómico, otros expertos creen que son figuras religiosas y algunos ufólogos sostienen que fueron pistas de aterrizaje de naves extraterrestres. Las figuras más representativas son conocidas como la araña, el mono y el colibrí, además del cóndor, el pelícano, la gaviota, el caracol, la ballena, la serpiente y la llama, entre otras.