James Watson, más negro de lo que pensaba

S. B.MADRID. James Dewey Watson, nacido el 6 de abril de 1928 en Chicago, es biólogo molecular, zoólogo y genetista, amén de premio Nobel de Medicina en 1962 por el descubrimiento de la estructura del

Actualizado:

S. B.

MADRID. James Dewey Watson, nacido el 6 de abril de 1928 en Chicago, es biólogo molecular, zoólogo y genetista, amén de premio Nobel de Medicina en 1962 por el descubrimiento de la estructura del ADN -galardón compartido con Maurice Wilkins y Francis Crick, codescubridores de la famosa hélice-. Con esta carta de presentación no cabe otra posibilidad que concluir que nos hallamos ante un tipo inteligente. Incluso muy inteligente.

Pero esta conclusión se muestra cuanto menos apresurada si tenemos en cuenta sus numerosas declaraciones contra mujeres, homosexuales y negros. La guinda al pastel de sus salidas de tono -léase memeces-, la puso Watson el pasado octubre cuando declaró a un diario británico que la suposición de que los negros poseen la misma inteligencia que los blancos es errónea. En el Reino Unido le crucificaron y su laboratorio neoyorquino le apartó de sus funciones. Le llovieron palos por un doble motivo: por pensar lo que piensa y por su incontinencia verbal al manifestarlo. Pero lo peor para él estaba por llegar... y ha llegado.

Por la boca muere el pez. Veamos. Watson, al igual que Craig Venter, otro pionero de la genética, tiene «colgado» su genoma en la Red para quien lo quiera consultar con fines científicos. Pues bien, la empresa deCODE, dedicada a trazar perfiles genéticos, se ha molestado en analizarlo de cabo a rabo y ha llegado a una conclusión sorprendente y que debe haber colmado a Watson de infelicidad. Presenta hasta dieciséis veces más genes «de origen africano» que cualquier europeo medio. Vamos, como si tuviera un bisabuelo ugandés o nigeriano. O tal vez no ha evolucionado mucho desde que el Homo sapiens salió de África.