Los científicos han estudiado la acción de alteraciones endocrinas en ratones, concretamente en los referente al órgano reproductor
Los científicos han estudiado la acción de alteraciones endocrinas en ratones, concretamente en los referente al órgano reproductor - ABC
CIENCIA

Científicos estadounidenses asocian las malformaciones en el pene con alteraciones endocrinas

La razón, estudiada en ratones, apunta hacia perturbaciones farmacológicas y genéticas en la señalización de andrógenos y estrógenos durante un periodo prenatal en el que se produce el cierre del tubo uretral y el desarrollo del prepucio

MadridActualizado:

Un nuevo estudio liderado por investigadores de la Universidad de Florida describe en ratones los efectos de las alteraciones endocrinas en las anomalías congénitas del órgano copulador. Algo relevante para un país como Estados Unidos donde casi ocho de cada mil niños nace con un pene mal formado y la frecuencia de anomalías se he incrementado en los últimos 40 años.

Los expertos, coordinados por Martin Cohn, examinaron el papel de las alteraciones endocrinas en distintos defectos del pene: hipospadias, un fallo del tubo uretral que impide a esta cerrarse adecuadamente; curvatura peneana, marcada por un pene anormalmente curvo; y micropene, es decir, un pene que es más pequeño en longitud que el de más del 99% de los individuos de la misma edad.

Los resultados, publicados este martes en PNAS, revelan una relación entre las alteraciones endocrinas y el tipo de malformación del pene durante el desarrollo de los ratones, debida a perturbaciones farmacológicas y genéticas en la señalización de andrógenos y estrógenos. Así, los autores identificaron un período prenatal cuando la señalización de andrógenos interviene en el cierre del tubo uretral y en el desarrollo del prepucio.

Además, también observaron un período neonatal en el que existe un equilibrio entre la señalización de andrógenos y estrógenos que influye en el desarrollo del glande.

22 genes

Los investigadores también han detallado 22 genes que se manifiestan en la genitalidad embrionaria, lo que podría ser regulado por los signos del ambiente de forma positiva o negativa. «Sospecho que esto podría ser la punta del iceberg», ha comentado el investigador y autor del trabajo Martin Cohn en la web de la Universidad de Florida.

El científico ha añadido que «conociendo cuales son los genes responsables del origen de las malfornaciones genitales, cuando el embrión es más vulnerable a los signos de una disrupción endocrina, representa un avance importante».

Como ha indicado este investigador, en la web de la Universidad de Florida, no existe un consenso científico sobre lo que el origen de las malformaciones genitales, auque ha sostenido que en ellas el entorno podría jugar un rol.

«Nuestros resultados sugieren que si los factores ambientales afectan la expresión de los genes durante uno de los periodos cruciales de desarrollo, esto puede llevarnos a las mismas malformaciones que resultan de mutaciones», ha concluido este investigador.

Disruptores endocrinos

Cohn también ha advertido que las sustancias químicas que interrumpen las señales que se mandan unas células a otras están presentes en herbicidas, productos de cuidado personal como jabones, así como en plásticos manufacturados: «Son muy difíciles de evitar. Nosotros estamos expuestos a los disruptores endocrinos cada día», ha apuntado el investigador de la Universidad de Florida.

«Si logramos determinar cómo el embrión responde a determinados niveles y combinaciones de disrupción endocrina química en el ambiente, entonces tendremos una oportunidad para incrementar los cuidados prenatales», ha continuado Cohn

El último objetivo del científico estadounidense es encontrar medios para proteger los embriones de estas sustancias químicas que causan el origen de malformaciones genitales.