Internacional

Internacional

Chávez se agarra a la fe para vencer la terrible enfermedad que padece

El presidente venezolano ha apelado a «Cristo redentor» para superar el cáncer y se ha olvidado de la santería y del marxismo salvador y ateo de su juventud

Día 21/05/2012 - 13.30h

Compartir

El viernes 11 de mayo, a las 19:30 de la tarde, Hugo Chávez aterrizaba en el aeropuerto de Maiquetía, en Caracas, procedente de La Habana. Era el decimoquinto viaje que hacía a ese país para tratarse el grave cáncer que padece y a esa hora hacía bastante fresco en la pista, pero el presidente sudaba copiosamente. Una vez más, como ha venido ocurriendo en los últimos tiempos, apeló a la fe católica, a Jesucristo y a «Dios, nuestro señor» para que le ayuden a vencer la enfermedad. Lo mismo hizo la pasada Semana Santa cuando acudió a la procesión de su pueblo natal para pedir a Dios que le diera vida, «aunque fuera una mala vida» llena de padecimientos, y poder cumplir así su tarea. Parece que el guerrillero bolivariano se ha olvidado de la dialéctica marxista, la revolución, la lucha de clases y la santería, a la que también ha acudido en muchas ocasiones, para abrazar la fe católica ahora que ve peligrar su continuidad en este mundo. Un proceso similar al que vive el anciano dictador cubano, Fidel Castro, que no ha dudado en acudir al Papa y reconocer sus graves errores de juventud para allanar el tránsito hacia el otro mundo.

No es sorprendente Chávez tenga ganas de seguir viviendo a pesar de, o precisamente por, los pronósticos pesimistas de los médicos que han analizado su cáncer desde hace un año. Pero sí sorprenden sus invocaciones espirituales. Después de permanecer once días por su tratamiento en La Habana y si no vino totalmente recuperado, por lo menos aparentó que Cristo le había concedido el milagro que había pedido. El hombre de 57 años que aspira reelegirse por tercera vez en octubre próximo luego de 13 años en el poder, se mostró contento de volver, caminó por la pista del aeropuerto y cantó en honor a las madres, pero su copiosa sudoración y la palidez de su rostro, perfectamente visible por televisión, le delatan. Parece haber sido un milagro a medias, una pequeña batalla ganada gracias a Dios, pero no una victoria definitiva en su lucha contra el cáncer.

El crucifijo en la mano

«Vengo y venimos con un gran optimismo de que este tratamiento surta los efectos que aspiramos y siempre pidiendo al altísimo, a Dios Nuestro Señor, a Cristo redentor, para que nos ayude a seguirnos dando el milagro de la vida, para seguir sirviendo precisamente al mandato de Dios», dijo agradecido a la providencia. Chávez ha mostrado públicamente el crucifijo en los momentos más cruciales de su vida. El 13 de abril de 2002 cuando volvió al poder tras la breve intentona golpista del empresario Pedro Carmona y varias veces en los últimos meses para que Dios lo salve de la muerte.

Pero también ha comulgado con los rituales esotéricos de santeros, médiums y toda clase de brujos, buscando sanar como sea. Una vez dijo que en los pasillos de Miraflores se encontró a un gallo degollado. Al curandero brasileño Joao de Deus lo vio dos veces el año pasado por recomendación del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

En esa ensalada de religiones no se sabe cuál ha sido más efectiva en su sanación, si la cristiana o la esotérica. Cuestión de fe. Ante la confusión, el cardenal caraqueño, Jorge Urosa, aclaró que no se pueden mezclar las religiones: «las personas que profesen la santería no pueden ser católicos».

La declaración del cardenal enardeció al representante de la Asociación Afrocubana en Venezuela, Giovanny Bernal: «nos parece un atropello lo que el Cardenal está haciendo, tratándonos como si fuéramos seres demoníacos. Pensamos que todo viene porque Chávez es santero y ha dicho en muchas ocasiones que le agrada el movimiento que se gesta en Cuba».

La semana pasada los santeros de ese país organizaron varios actos para orar por el presidente venezolano. Según el periodista Nelson Bocaranda «a pesar de sacar el Cristo cada vez que puede pidiéndole un milagro, no cesa de buscar otras alternativas religiosas. Ya antes en su casa cubana del Laguito se han realizado sacrificios con gallos y corderos con ritos de santería con babalaos y paleros. La semana pasada Adalberto «El Tata» y Amarito «El Babalao» lo cubrieron con sus ceremonias asegurándole que «de esto sale bien parao». Énfasis puesto en «Ogún dueño del trabajo y del quirófano médico» y la «Mano de Orula».

Para el analista Fernando Mires, el mandatario no es un simple enfermo de cáncer. Su parafernalia religiosa busca la canonización de su figura. «Chávez es sobre todo un mártir que inmola su cuerpo frente al altar sagrado de la patria. Y como las elecciones están muy cerca, su cuerpo debe ser canonizado cuanto antes, vivo o muerto. De este modo, apelando al inconsciente religioso de su pueblo, se presenta en tres personas: el vivo, el muerto, y el resucitado. Es decir, la santísima trinidad puesta al servicio de una casta político-militar».

El cambiar de una religión a otra no es nada nuevo en la personalidad de Chávez, según el médico psiquiatra Franzel Delgado Senior, que ha estudiado los trastornos que sufre el mandatario venezolano: «sociopatía o psicopatía y narcisismo. Ambos graves y ninguno tiene tratamiento pues forman parte de la estructura biológica de la persona».

El médico Delgado recordó a ABC que Chávez confesó que un día se durmió como católico y se despertó como evangélico. «Lo dijo por televisión sin inmutarse. No hay comunismo, ni ideología, ni principios, solo hay el apego a lo que más crea que le convenga. Si en un momento es Cristo, pues será Cristo, y si al día siguiente es la brujería, pues será la brujería. A los psiquiatras no nos extraña en absoluto. La fuerza motriz de esos cambios incomprensibles es la ausencia de valentía, característica clínica de todos los sociópatas», dijo a ABC.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

La madrastra

El Estado tiene la ley y la razón, pero los soberanistas tienen el relato, la mitología, el marco mental. La propaganda

Lo último...

ABC Viajar

Viajes

Seis vinos perfectos para regalar

GUÍA REPSOL. Cada vez que vamos a una cena con amigos tenemos la misma duda: ¿qué vino regalar? He aquí seis buenas respuestas

Más información en VIAJAR

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.