Ría del parque Juan Carlos I
Ría del parque Juan Carlos I - PARQEU JUAN CARLOS I DE MADRID
PARQUES

Las esculturas y los rincones imprescindibles que ver en el Parque Juan Carlos I de Madrid

Es el segundo parque más grande de la capital donde se encuentran espacios muy llamativos

MADRIDActualizado:123456789101112131415
  1. «Estufa Fría»

    La «Estufa Fría» del Parque Juan Carlos I, en 2008
    La «Estufa Fría» del Parque Juan Carlos I, en 2008 - CHEMA BARROSO

    Situado al noroeste de Madrid, en el distrito de Barajas y con una superficie aproximada de 160 hectáreas, el Parque Juan Carlos I es el segundo parque más grande de Madrid, sólo superado por la Casa de Campo.

    Fue creado con motivo de «Madrid Capital Europea de la Cultura 1992», sobre el centenario Olivar de la Hinojosa. Pertenece al complejo del Campo de las Naciones, donde se encuentran también las instalaciones de la Feria de Madrid, el Palacio de Congresos y varias oficinas y hoteles.

    El parque posee un lago de 30.000 metros cuadrados, una ría de 1.900 metros de longitud, 13.000 metros de paseos, 21 hectáreas de olivar, 19 esculturas al aire libre, el jardín de las tres culturas, una estufa fría y un auditorio.

    Una opción muy turística para recorrer el Parque Juan Carlos I es hacerlo montado en un trenecito blanco que da una vuelta por todo el Anillo del parque.

    Plano del recorrido del tren del Parque Juan Carlos I
    Plano del recorrido del tren del Parque Juan Carlos I - AYUNTAMIENTO DE MADRID

    Horarios: de junio a septiembre: viernes y sábados de 7 a 1 horas, y resto de la semana de 7 a 1 horas. De octubre a mayo: viernes y sábados de 7 a 24 horas, y resto de la semana de 7 a 23 horas.

    «Estufa Fría»

    La « Estufa Fría» es un jardín botánico construido en 1996 y desconocido para la mayoría de los madrileños. Es uno de los espacios naturales más sostenibles de la capital. Es una estructura semicerrada que consigue, sin consumo energético, una climatización natural por su orientación, cierto soterramiento y el uso de paneles de cristal.

    Con una forma rectangular a base de hormigón y cristal, alberga en sus 4.000 metros cuadrados una colección botánica de plantas exóticas con 220 especies y variedades creada en el año 2008.

    Vegetación de la «Estufa Fría» del Parque Juan Carlos I de Madrid
    Vegetación de la «Estufa Fría» del Parque Juan Carlos I de Madrid

    Cuenta con diversos espacios, como el minimalista jardín japonés (un patio interior entre el edificio y el invernáculo de la «Estufa Fría») en el que se aprecian algunos elementos de la tradición Zen-Budista. A su vez, contiene una gran variedad de vegetación dividida en zonas: los bambúes, las suculentas, las cicadáceas y palmeras, las acidófilas, los cítricos, el bosque de ribera, los helechos, las plantas autóctonas y la plantación de trepadoras.

    El silencio es el dueño del lugar, sólo interrumpido por la caída del agua de la cascada en el estanque donde se encuentran las plantas acuáticas.

    Horario: de junio a septiembre de 10:00 a 22:00h y de octubre a mayo de 10:00 a 20:00h.

  2. «Jardín de las Tres Culturas»

    Jardín de las Tres Culturas
    Jardín de las Tres Culturas - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    El «Jardín de las Tres Culturas», diseñado por Myriam Silber Bodsky, es un conjunto de tres jardines dedicados a cada una de las tres religiones monoteístas más importantes: cristiana, árabe y judía.

    Se sitúa dentro del Anillo, al noreste. Es un oasis que representa la convivencia de tres culturas distintas a lo largo de muchos años de nuestra historia. Presenta una serie de elementos característicos de esas tres culturas y pretende transmitir los valores de convivencia y tolerancia.

    El objetivo del jardín es revalorizar y recuperar el aporte cultural y la creatividad que surge de la unión de tres culturas.

    Jardín cristiano

    Jardín cristiano
    Jardín cristiano - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Se le conoce también como el «Claustro de las Cántigas» por estar muy ligado a la música, al igual que el Rey Alfonso X el Sabio, creador de las famosas «Cantigas de Santa María».

    Un elemento característico de este jardín es el pórtico formado por un templete basado en las miniaturas dibujadas en las Cántigas, propias de las catedrales góticas. Está rodeado por unas gradas semicirculares y el graderío cierra el círculo central que rodea el templete.

    Jardín árabe

    Jardín árabe
    Jardín árabe - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Es la «Estancia de las Delicias» en la que se representa el «Paraíso». Su origen está en los oasis y huertos del mundo islámico.

    El agua tiene mucha importancia que simboliza el origen de la vida. En el centro del octógono, una estructura geométrica blanca con formas árabes, hay una fuente de mármol blanco. El agua que manaba de esta, se repartía en cuatro ríos.

    En el parque crecen rosas y jazmines; ambas flores son apreciadas por la cultura islámica.

    Jardín judío

    Jardín judío
    Jardín judío - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    También es llamado «Vergel de Granados», nombre sacado del «Cantar de los Cantares», del rey Salomón.

    Todo el jardín se encuentra rodeado por una muralla que simula estar en ruinas y que funciona como cierre de esta ciudad-jardín. Simboliza las murallas del templo de Jerusalén y se usaron piedras auténticas de la zona donada por la Fundación Jerusalén.

    En el centro, se encuentra una gran fuente cuyo agua riega el jardín. La estructura está inspirada en la Estrella de David y las plantas son extraídas de los textos bíblicos: las granadas, el mirto, la vid, los cipreses y los olivos.

  3. «Espacio México»

    Escultura «Espacio México»
    Escultura «Espacio México» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    «Espacio México» es una obra en forma de rosco de color rojo intenso que reposa sobre un cerro artificial, de 17 metros de altura, con un apoyo mínimo. Es una donación de la Ciudad de México a la capital española creada por Andrés Casillas y Margarita García Cornejo.

    Este gran anillo rojo con forma de donuts gigante, tiene 8 metros de diámetro y es todo un símbolo de las tradiciones mexicanas: alude al sol, al calendario azteca, al juego de pelota de las ciudades mayas y a la piedra de los sacrificios, tanto por su forma como por su color.

    Se accede a él por una amplia rampa de adoquines de granito, que desemboca en un olivar, o por unas empinadas escaleras.

  4. «Fisicromía»

    Escultura «Fisicromía»
    Escultura «Fisicromía» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    El autor de la escultura «Fisicromía» de 1991 es del artista venezolano Carlos Cruz Díez. Es una estructura metálica ondulante que cambia de color en función de la luz y el movimiento del espectador. Proporciona un singular efecto visual.

    La escultura de 40 metros de largo, se sostiene sobre dos pilares de hormigón; el de menor altura, sobre la terraza ajardinada. Así parece que el elemento se mantiene sólo apoyado sobre el otro pilar.

  5. El Auditorio

    Auditorio del Parque Juan Carlos I de Madrid
    Auditorio del Parque Juan Carlos I de Madrid

    El auditorio del parque era conocido por sus magníficos espectáculos de luces, agua y sonido procedente de las fuentes de unos pequeños estanques, pero permanece abandonado desde el año 2008.

    Su pista central es de 1.700 m2. En varias ocasiones se ha propuesto reabrir este lugar para grandes conciertos o actuaciones diversas e incluso para los «Veranos de la Villa».

  6. «Dedos»

    Escultura «Dedos»
    Escultura «Dedos» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    El chileno Mario Irarrázabal es el creador de estos «Dedos» de 1994.

    Esta llamativa figura se sitúa en el paseo central del parque. Representa la parte superior de los dedos de una gran mano abierta que surge de la tierra. Están hechos a gran escala, con una textura rugosa que presentan sentimientos contradictorios: gran acogida por parte del parque o impresión ante un espacio lleno de sorpresas.

  7. «My sky hole»

    Escultura «My sky hole»
    Escultura «My sky hole» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Bukichi Inoue (Japón), es el responsable de esta obra titulada «My sky hole» para Madrid, pues ha realizado otras parecidas en varios lugares del mundo.

    Situada en la cima del promontorio más elevado del parque, se encuentra una enorme esfera de acero inoxidable que emerge del centro del pavimento adoquinado. Cuatro cipreses rodean el conjunto que indican el fundamento conceptual de la obra al señalar visualmente hacia el infinito, simbolizando la unión del cielo y la tierra, lo divino y lo humano. Se accede a la esfera subiendo por montaña de césped o a través de sus dos rampas.

    Es un lugar de reposo y meditación y, desde la cima, se obtienen unas vistas increíbles del complejo y sus alrededores.

  8. «Cantos de la Encrucijada»

    Escultura «Cantos de la Encrucijada»
    Escultura «Cantos de la Encrucijada» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    «Cantos de la Encrucijada» (1991) es un monumento de Leopoldo Maler. Se trata de un jeroglífico que pretende reflejar el concepto de transitoriedad o de paso, en el que aparece el plural mayestático «NOS», una palabra que recuerda a las monarquías pasadas y a la existencia de una jerarquía orientadora.

    La obra se ubica en el interior de una pirámide truncada, a la que se accede a través de un estrecho camino, que recuerda a las antiguas construcciones precolombinas.

  9. «Pasaje Azul»

    Escultura «Pasaje Azul»
    Escultura «Pasaje Azul» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Alexandru Calinescu Arghira (Rumanía) es el responsable de esta escultura de 1991: «Pasaje Azul».

    Es una construcción ondulante que emerge con suavidad sobre la llanura y se mimetiza con el resto del entorno empleando un manto vegetal que envuelve la composición. Este césped natural que cubría la escultura fue sustituido por uno artificial debido a su deterioro provocado por las pisadas de las personas.

    Está divida en tres calles longitudinales y una transversal (el pasaje azul). Esta última crea tensión en el conjunto al abrir una brecha que se introduce en el cuerpo de la obra. También se caracteriza por sus laterales de ladrillo y sus paredes azules del interior.

  10. «Eolos»

    Escultura «Eolos»
    Escultura «Eolos» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Los «Eolos» son una analogía de la figura humana y de la vida creada por Paul Van Hoeydonck en 1991.

    Representan a una familia, símbolo de la continuidad generacional. Alude a Eolos, dios del viento, por las hélices que presiden las cabezas de las figuras principañes. Y es por lo que el viento parece ser el impulsor de toda la obra. Los materiales son piezas de bronce de deshecho procedentes de barcos, lo que enlazan los sentimientos de muerte y vida y de la fusión de lo viejo y lo nuevo.

  11. «Paseo entre dos árboles»

    Escultura «Paseo entre dos árboles»
    Escultura «Paseo entre dos árboles» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Es una macroescultura de 1994 hecha por Jorge Castillo Casalderry. Se observan un conjunto de hierros retorcidos, en un estado aparentemente caótico. Se asemejan a las ramas de unos árboles caídas en el camino, entre las que se sitúan siluetas de pájaros. En el extremo, dos aves más grandes: una de ellas mira a la otra que ha caído atrapado entre sus redes. El autor simboliza de esta manera el contraste entre la naturaleza viva y muerta.

    Está dentro de un estanque, con surtidores y pequeñas cascadas. Frente a la escultura, hay una gran escalinata a modo de grada.

  12. «Homenaje a Galileo Galilei»

    Escultura «Homenaje a Galileo Galilei»
    Escultura «Homenaje a Galileo Galilei» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Este monumento de Amadeo Gabino Úbeda es un homenaje a Galileo Galilei, un recuerdo al fundador de la física moderna y renovador de nuestra visión cósmica. Es un imponente tótem formado por tres volúmenes densos y ondulantes que giran ensamblados alrededor de un eje invisible.

    Las tres piezas confieren a la obra unidad y diversidad simultáneas. Además, su situación (en la cúspide del mirador sobre la ría del parque) aprovecha el reflejo en el agua para fundir plásticamnete la naturaleza, la poesía y la astrofísica.

  13. «Manola Opus 397»

    Escultura «Manola Opus 397»
    Escultura «Manola Opus 397» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    Esta insinuante figura femenina abstracta es obra de Miguel Ortiz Berrocal (1991). Sus formas rotundas contrastan con la ligereza de los arbustos sobre los que descansa. Pertenece a una serie de creaciones recostadas de Miguel Berrocal en los años 90.

    Es una obra cuyo nombre recuerda a las mujeres del pueblo llano madrileño distinguidas por su descaro y desenfado. Aúna dos visiones del arte al realizar una nueva Venus con materiales ultramodernos.

  14. «Encuentros»

    Escultura «Encuentros»
    Escultura «Encuentros» - PARQUE JUAN CARLOS I DE MADRID

    El autor de «Encuentros» es Mustafa Arruf en 1997. El gran elemento vertical se erige sobre una gran explanada de césped, desde donde se pueden contemplar todos sus ángulos. La escultura acaba con una forma curvada similar a una garra pero que sugiere un acogedor abrazo que abarca el espacio para representar un acto simbólico de concordia y convivencia entre diferentes pueblos y culturas

    En el grupo original, ubicado en Melilla, esta intención se aprecia con mayor nitidez, puesto que lafigura se ve acompañada por otra complementaria, de menor tamaño, que aparece acogida bajo su brazo.

  15. «Viaje interior»

    Escultura «Viaje interior» del Parque Juan Carlos I de Madrid
    Escultura «Viaje interior» del Parque Juan Carlos I de Madrid

    Michael Warren creó «Viaje interior» en 1992. Se encuentra en una zona de olivares del parque. La obra intenta integrar una creación humana con el entorno natural. Está formada por cuatro postes prismáticos de madera y de distinta altura, anclados sobre una base metálica. Excepto el más pequeño, todos están formados por dos piezas cortadas y ensambladass mediante tornillos pasadores y placas metálicas.

    Sufren por igual una alteración progresiva como consecuencia de la acción atmosférica y el paso del tiempo, lo que sugiere una simbiosis esencial entre la naturaleza y la ciencia.