La mezquita de Samarcanda en Uzbekistán
La mezquita de Samarcanda en Uzbekistán - Ekrem Canli

Los diez mejores destinos de Asia en 2018, según Lonely Planet

La prestigiosa editorial elige a la ciudad surcoreana de Busan como el mejor destino de Asia de este año

Actualizado:

Ciudades en las que la modernidad convive con la tradición, paraísos naturales llenos de espiritualidad, playas de aguas cristalinas... La editorial Lonely Planet, por tercer año, recomienda los diez mejores destinos de Asia de 2018 para visitar en los próximos meses.

Busan, la segunda ciudad más grande de Corea del Sur, le quita el puesto a Hokkaido (Japón) y se sitúa a la cabeza de los mejores destinos del continente asiático. Aquí recogemos destinos clásicos y milagros turísticos que ningún viajero querría perderse del continente asiático:

12345678910
  1. Busan, Corea del Sur

    Busan lidera el ránking de este año
    Busan lidera el ránking de este año - TURISMO DE BUSAN

    Abrigada por las montañas y bañada por las aguas del mar del Japón, Busan aúna bellos paisajes, cultura y gastronomía. Desde excursiones por el monte a templos budistas hasta visitas a manantiales termales, la segunda ciudad más grande de Corea del Sur ofrece una amplio abanico de actividades para toda clase de turistas. Reconocida como la mejor escapada playera a nivel nacional, esta ciudad metropolitana destaca por sus festines de marisco fresco en «Jagalchi», el mayor mercado de pescado en el país.

    Con motivo de su nombramiento como Capital de la Cultura de Asia Oriental 2018, Busan cuenta con centenares de eventos que subrayan el patrimonio cultural del país: festivales de arte callejeros, espectáculos de danza tradicional... A estas actividades se añade el Festival Internacional de Cine de Busan, uno de los mayores festivales de cine de Asia que atrae especialmente al público joven.

  2. Uzbekistán

    La mezquita de Samarcanda, una de las joyas de la corona de Uzbekistán
    La mezquita de Samarcanda, una de las joyas de la corona de Uzbekistán - Ekrem Canli/CC

    En segundo lugar se encuentra Uzbekistán, un país impregnado de la cultura islámica y soviética que destaca por sus mezquitas de ensueño llenas de color gracias a sus mosaicos. Escenario histórico de la Ruta de la Seda, este país de Asia Central esconde tesoros arquitectónicos y ciudades de gran antigüedad. Tras una larga etapa como miembro de la Unión Soviética, Uzbekistán ha sufrido un gran aislamiento a causa de un estricto control.

    Sim embargo, los tesoros que guarda este país son ahora más accesible que nunca. Uzbekistán dio pasos de gigante anunciando en 2017 un plan de exención de visados. Esta reforma fue acompañada de nuevas rutas aéreas y la ampliación de su novedosa línea de trenes de alta velocidad. La apertura al turismo hará que visitantes de todo el mundo puedan disfrutar de maravillas arquitectónicas como el mausoleo «Bujará» o la famosa mezquita de «Samarcanda».

  3. Ciudad Ho Chi Minh, Vietnam

    Ho Chi Minh, una ciudad frenética que no pasa de moda
    Ho Chi Minh, una ciudad frenética que no pasa de moda - Tauno Tõhk /CC

    Llena de modernidad, esta metrópolis del sur de Vietnam está considerada como una ciudad de vanguardia. Las tiendas de ropa vintage y cafés alternativos han conquistado las calles de esta megalópolis asiática, en la que la moda de la cerveza artesanal ha despuntado con negocios innovadores como East West Brewing y Heart of Darkness. Para los amantes de la música, Ho Chi Minh ofrece una amplia selección de locales simbióticos en los que se puede disfrutar de actuaciones en directo.

    A todas estas novedades, se suman las atracciones clásicas de la ciudad como los puestos de comida callejera o «The War Remnants Museum», un espacio cultural que relata la historia reciente de esta ciudad frenética.

  4. Ghats occidentales, Vietnam

    Grass Hills forma parte de la cadena montañosa de los Ghats occidentales, más antigua que el Himalaya
    Grass Hills forma parte de la cadena montañosa de los Ghats occidentales, más antigua que el Himalaya - UNESCO

    Considerada por la Unesco como uno de los grandes enclaves de la biodiversidad del mundo, las Ghats occidentales deleitan al visitante con su fauna de elefantes y tigres salvajes, y sus montañas lilas vestidas de flores kurinji. Estas escarpadas colinas no tienen nada que envidiarle a las cumbres himalayas del norte de la India o las tierras altas del sur.

    Atravesada por los territorios de Tamil Nadu, Kerala, Goa, Karnataka y Maharashtra, este paraíso natural destaca por sus cascadas imponentes y sus plantaciones de té, café y especias.

  5. Nagasaki, Japón

    Nagasaki resurge de sus cenizas convirtiéndose en un ciudad símbolo de paz
    Nagasaki resurge de sus cenizas convirtiéndose en un ciudad símbolo de paz - 663highland /CC

    Marcada por el trágico bombardeo atómico que sufrió en 1945, Nagasaki ha sabido revertir este desastre convirtiéndose en una ciudad símbolo de paz. Esta llamada por la convivencia y la armonía se materializa en el Parque de la Paz de Nagasaki, un espacio natural construido gracias a las aportaciones de numerosos países. En la «zona de las plegarias» se encuentra un monolito que marca el punto donde cayó la bomba atómica. Otro símbolo de la paz que podemos encontrar en esta ciudad japonesa es el Museo de la Bomba Atómica, en el cual los supervivientes de esta catástrofe («los hibakusha») profieren súplicas a favor del desarme nuclear a escala internacional.

    Fundada por unos navegantes portugueses en 1571 y con un pasado marcado por sus rutas comerciales, Nagasaki destaca por ser un punto de encuentro entre Oriente y Occidente. Esta ciudad de la costa sudeste de Japón, que también constituye una puerta al cristianismo, ofrece otras atracciones turísticas de gran interés como las rutas por los montes volcánicos que envuelven la ciudad o el verde puerto.

  6. Chiang Mai, Tailandia

    La comida tradicional, un ingrediente fundamental para la personalidad de Chiang Mai
    La comida tradicional, un ingrediente fundamental para la personalidad de Chiang Mai - Adbar/CC

    La antigua capital del reino de Lanna destaca por su enjambre de murallas y templos reflejo del paso del tiempo. El “ir y venir” de sus viajeros que deambulan por los puestos de joyas antiguas se mezcla con los aromas de la comida tradicional de la ciudad como la tilapia a la parrilla. A pesar de este ambiente antiguo, Chiang Mai también es sinónimo de innovación con sus restaurantes especializados en cocina experimental, cafés famosos por su latte art (dibujos en el café) y el recién inaugurado «MAIIAM Contemporary Art Museum», un centro cultural ovacionado por su extraordinaria combinación entre la tradición y la modernidad, un contraste que sintetiza el alma de esta ciudad tailandesa.

  7. Lumbini, Nepal

    La suerte empieza a cambiar en Lumbini, un remanso de paz que desborda espiritualidad
    La suerte empieza a cambiar en Lumbini, un remanso de paz que desborda espiritualidad - Dan Kamminga /CC

    A pesar de encontrarse muy cerca de donde nació el Buda histórico, Lumbini ha sido un destino ignorado por aquellos viajeros que recorrían el camino de la India a Nepal. Este lugar sagrado destaca por sus imponentes templos como Maya Devi, una construcción de ladrillo que protege el lugar exacto donde la Reina Maya concibió a Siddharta, según las escrituras. Este pueblo en la frontera con la India es también un remanso de paz, encarnado por las peculiares grullas sarus que habitan en los humedales que puebla la Pagoda de la Paz Mundial.

    Reformas impulsadas por la comunidad budista internacional como un nuevo aeropuerto han surgido para conceder a este destino la atención que se merece.

  8. Arugam Bay, Sri Lanka

    Teñida de color turquesa, Arugam Bay es un paraíso para perseguir olas
    Teñida de color turquesa, Arugam Bay es un paraíso para perseguir olas - SURF N SUN- Arugam Bay/Facebook

    «Nos hemos ido a surfear, volvemos enseguida». Esta es la frase que encontrarás en las puertas de los cafés y hoteles de esta localidad surfista de Sri Lanka. Bañada por aguas turquesas, Arugam es conocida por sus olas y una gran cantidad de escuelas de surf para los amantes de este deporte acuático. Este paraíso en la costa oriental del país ofrece un amplia variedad de actividades de ocio como festivales de música y bares de playa. Además, esta localidad se encuentra muy cerca del Parque Nacional Kumana, un espacio natural repleto de lagunas que sirven de apoyo a las aves que habitan este bosque como el «pelícano oriental» o la «garza imperial».

  9. Sìchuam, China

    El Buda de Lè Shan, el buda más alto del mundo que se encuentra en Sichuán
    El Buda de Lè Shan, el buda más alto del mundo que se encuentra en Sichuán - © M.A. Barroso/ ABC Viajar

    La provincia de Sichuán es un reflejo de la China moderna en el que se entremezclan las aldeas remotas, la cocina picante, los rascacielos y los pandas gigantes. Chengdú, la capital de esta singular provincia, no sólo alberga la Reserva Natural Wolong con sus osos panda sino que abandera las innovaciones en diseño y tecnología del gigante asiático. En ella podemos encontrar también atractivas cervecerías y hoteles-boutique.

    A partir de 2018, los turistas podrán conocer las aldeas tibetanas rodeadas de montañas majestuosas con la inauguración del primer tramo del ferrocarril Sichuan-Tibet Railway. Esta provincia china también es sinónimo de espiritualidad en la zona sur, donde se puede contemplar el Gran Buda de Lè Shan o ascender al Éméi Shan para conseguir la purificación de los pecados.

  10. Parque Nacional de Komodo, Indonesia

    El famoso dragón de Komodo, principal reclamo turístico de este parque indonesio
    El famoso dragón de Komodo, principal reclamo turístico de este parque indonesio - AFP PHOTO / ROMEO GACAD

    Hogar del sobrecogedor dragón de Komodo, este parque nacional de Indonesia es el lugar ideal para aquellos fascinados por la naturaleza. Este archipiélago en las islas menores de la Sonda de Indonesia regala al visitante experiencias únicas: disfrutar la tranquilidad de la playa en Kanawa, sumergirse en las aguas de sus arrecifes y explorar los seres marinos que la habitan o conocer los miradores sagrados de Padar.

    Declarado como una de las siete maravillas naturales del mundo, el Parque Nacional de Komodo es cada vez más accesible gracias a las nuevas conexiones aéreas y los barcos de buceo con alojamiento, una opción original para conocer este tesoro. Sin embargo, es probable que este año se limite el flujo de turistas en algunas zonas con el objetivo de proteger a las especies de este famoso parque.