Cinco museos eróticos cargados de historia

Los museos en torno al sexo son algunas de estas pequeñas e insospechadas sorpresas que guardan las ciudades más turísticas

Actualizado:12345
  1. Sex Machines Museum, Praga

    Las ciudades más turísticas del mundo sorprenden al mundo con grandes edificios, espectaculares avenidas o románticos parques. Son millones las fotografías que anualmente se hacen frente a la Estatua de la Libertad, la Torre Eiffel o los Canales de Ámsterdam. Pero pasear por sus calles y dejarse llevar puede conducir al turista hasta escondidos museos no siempre incluidos en las guías de las urbes. Los museos eróticos son algunas de estas pequeñas e insospechadas sorpresas que guardan ciudades como Nueva York, Las Vegas, Praga o Ámsterdam, reservadas eso si para mayores de 18 años.

    Sex Machines Museum

    El Sex Machines Museum de Praga es un ejemplo de ello. Situado en el casco antiguo, el museo abrió sus puertas en 2002 y fue completamente renovado en 2015. Decorado en tonos rojos, el museo contiene más de 300 exposiciones repartidas en tres pisos en un edificio histórico del siglo XVII. El Sex Machines Museum reparte su espacio en salas con objetos eróticos antiguos y modernos así como una réplica de un cine dedicado a la proyección de películas eróticas en blanco y negro de principios del siglo XX.

  2. Venus Temple, Ámsterdam

    Si existe un lugar del mundo donde el erotismo salió a la calle con normalidad esa es Amsterdam. Su Barrio Rojo es un referente por ser uno de los barrios más liberales del mundo en cuanto a la actitud hacia la prostitución, las drogas y la diversidad sexual. Situado en pleno «Red Light», se encuentra el Venus Temple, un museo que cada año atrae a medio millón de turistas. El lugar ocupa un edificio del siglo XVII con vitrinas y expositores con figuras y dibujos explícitos. El Venus Temple presume de contar la historia del sexo a lo largo de siglos con reliquias como un fragmento de un azulejo de porcelana de Delft o vasijas grecorromanas que dejan poco lugar a la imaginación.

  3. Museo erótico de Barcelona

    España también cuenta con museos eróticos, uno de ellos es el de Barcelona. Situado en pleno corazón de la ciudad, el Museu de l'Eròtica se inauguró en 1997 como un sugerente universo del Kama Sutra hindú, el arte erótico prohibido de Japón, los orígenes del cine pornográfico español, la historia del arte erótico a través de la mirada de los grandes genios de la pintura o los récords sexuales más asombrosos entre otros asuntos

    El museo ofrece un recorrido histórico cultural por el mundo del erotismo y su representación en el arte a través de las más de 800 piezas que conforman la colección.

  4. MofSex de Nueva York

    Nueva York, la ciudad que nunca duerme, también esconde su Museo del Sexo, más conocido como MofSex. Ubicado en el 233 de La Quinta Avenida, se inauguró el 5 de octubre de 2002. Su fundador, Daniel Gluck, quería empezar un museo dedicado a «la importancia de la historia, evolución y cultural de la sexualidad humana». El museo se centra en una variedad de preferencias sexuales y subculturas, incluyendo la historia de homosexuales y el erotismo entre otros. Aunque las exposiciones del museo se presentan en un formato educativo es frecuente que cuenten con contenido explícito por lo que la entrada está prohibida a menores de 18 años.

  5. Museo erótico Harry Mohney, Las Vegas

    El Museo erótico Harry Mohney, también conocido como el Museo de la Herencia Erótica, (EHM) surgió para preservar artefactos eróticos antiguos, obras de arte y de cine con el erotismo como nexo de unión así como labores educativas, científicas y literarias relacionadas con la salud sexual, emocional, mental y física. La EHM alberga más de 7.000 metros cuadrados de exhibiciones permanentes con materiales eróticos históricos y contemporáneos donados al Museo erótico Harry Mohney.