La Torre Shanghai destaca en el skyline de la ciudad
La Torre Shanghai destaca en el skyline de la ciudad

El asombroso segundo rascacielos más grande del mundo

Finalizan las obras de la Shanghai Tower, un edificio de 632 metros de altura y sorprendente forma de espiral

Actualizado:

El segundo rascacielos más grande del mundo ya está terminado. La firma de arquitectura Gensler concluyó a finales de diciembre las obras en la Shanghai Tower, el edificio más alto de China (por ahora) y el segundo más alto del mundo.

Situado en el distrito financiero de Lujiazui, este enorme y sinuoso bloque suma 632 metros de altura, 31 metros más alto que la Makkah Royal Clock Tower de La Meca (2012). El edificio más alto del mundo a día de hoy sigue siendo el Burj Khalifa en Dubái, con 828 metros, aunque pronto le arrebatará ese puesto la Kingdom Tower, un rascacielos de un kilómetro en Arabia Saudí.

La Shanghai Tower tiene una sorprendente forma de espiral, y sus promotores la «venden» como un escaparate de estrategias sostenibles de vanguardia, un símbolo de la arquitectura sostenible. Sus 121 plantas albergarán oficinas, lugares de entretenimiento, comercio minorista, un centro de conferencias, un hotel de lujo y espacios destinados a la oferta cultural.

«A pesar de los desafíos que plantea el clima impredecible de Shanghai y los obstáculos logísticos inherentes a la construcción de estructuras tan altas, la Torre Shanghai está casi finalizada», afirman en Gensler. Le llega el turno ahora a los inquilinos, que comenzarán a instalarse durante la primavera y el verano, a la espera de permisos y revisiones finales. En estos meses se espera que lleguen los últimos permisos y verificaciones del funcionamiento de sus instalaciones especiales: las turbinas de viento (el diseño de la fachada de cristal parece capaz de reducir las cargas del viento en el edificio en un 24 %), los sistemas de recolección de agua de lluvia y elementos de iluminación exterior, diferentes según la temporada.

La construcción del rascacielos se completó a finales de 2015, marcando su entrada oficial en la lista de los 10 edificios más altos del mundo, según el registro del Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH). «Shanghai Torre encarna un nuevo prototipo para edificios altos», se dice en un comunicado de este organismo.

Gensler aún no ha hecho su propio anuncio sobre la terminación del edificio, ya que está a la espera de que se hayan completado todas las revisiones de seguridad.

Otro gigante (599 metros) ahora en obras en China lo encontraremos en la ciudad de Shenzhen. Una vez terminado, en 2016, será el edificio de oficinas más alto del mundo, por encima del One World Trade Center en Nueva York. También será el cuarto edificio más alto en la Tierra.