Hotel SPA Palacio del Infante Don Juan Manuel
Hotel SPA Palacio del Infante Don Juan Manuel - JCCM
Contenido Patrocinado

Cinco hospederías con encanto en el corazón de Castilla-La Mancha

La nueva Red de Hospederías de Castilla-La Mancha agrupa cinco establecimientos idílicos repartidos por la región

ToledoActualizado:

La Comunidad de Castilla-La Mancha esconde rincones idílicos, pueblos pintorescos que parecen sacados de un cuadro, naturaleza, fiestas únicas y una gastronomía exquisita. Pero sin duda, su mayor activo son sus gentes que brindan a los visitantes una acogida hospitalaria que convierte cualquier viaje en una experiencia única.

Para ofrecer a los viandantes una bienvenida lo más cálida posible, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha una red de hospederías cuyo objetivo es poner en valor establecimientos de alojamiento, ubicados en destinos únicos de la región.

Esta Red de Hospederías de Castilla-La Mancha -caracterizada por un alto nivel de calidad, singularidad y excelencia- agrupa establecimientos hoteleros de 3 a 5 estrellas, ubicados en edificios con altos estándares de calidad en su arquitectura, de corte tradicional, y situados en entornos de gran valor paisajístico, monumental o natural. Se trata por tanto de espacios privilegiados que cuentan además, con una alta calidad de equipamientos, un servicio dedicado, y una eficaz gestión profesional, posicionándose como punta de lanza de la oferta hostelera de Castilla-La Mancha.

Los cinco idílicos rincones elegidos son el Hotel&Spa Molino de Alcuneza (Sigüenza); el Palacio del Infante Don Juan Manuel Hotel&Spa, en Belmonte (Cuenca); el Hotel Convento del Giraldo (Cuenca); el Hotel Boutique Adolfo (Toledo) y la Hospedería Santa Elena, en San Carlos del Valle (Ciudad Real).

1. Hospedería Santa Elena. San Carlos del Valle, Ciudad Real

ABC

En la encantadora plaza Mayor de San Carlos del Valle abre sus puertas la Hospedería Santa Elena. La calma y la serenidad que transmite este espacio se hace extensible a la localidad que la acoge conocida como el «pequeño vaticano manchego».

El bello y cuidado edificio de finales del siglo XVII ofrece todas las comodidades del siglo XXI que el viajero espera sin renunciar al aroma tradicional y manchego.

El descanso en sus galerías de madera con vistas a la iglesia del Santísimo Cristo del Valle es una auténtica delicia.

En sus fogones se fusionan materias primas naturales de la tierra manchega y productos de temporada, consiguiendo una cocina de vanguardia con sabores que transportan los sentido

2. Hotel Boutique Adolfo, Toledo

El hotel Boutique Adolfo se ubica en el centro de Toledo, en la plaza de Zocodover, muy cercano de la Catedral y el Alcázar. Unas maravillosas vistas sobre la plaza del antiguo zoco árabe harán de su estancia en la ciudad una experiencia única.

Todas las habitaciones cuentan con unas inmejorables vistas de la plaza. Son doce estancias, tres de ellas suites, que le enamorarán por su elegancia, confort y mimo en cada detalle.

La experiencia se completa con la oferta gastronómica que Adolfo Muñoz ha diseñado para sus dos espacios, cafetería y restaurante. Se oferta un cuidado menú degustación con amplia selección de vinos nacionales e internacionales.

3. Hotel Convento del Giraldo, Cuenca

A escasos metros de la Catedral y de la plaza Mayor, el Hotel Convento del Giraldo se sitúa en la calle más señorial del casco antiguo de Cuenca para ofrecerte unas vistas únicas sobre la hoz del Huécar.

El hotel ocupa un edificio del siglo XVII cuidadosamente restaurado que combina el confort y las modernas tecnologías con elementos arquitectónicos originales de la época y una decoración exquisita.

Es un punto de partida perfecto para pasear por las estrechas calles de la ciudad.

Las 34 habitaciones del hotel se caracterizan por su decoración cálida y mágica. Dispone de románticas habitaciones, algunas con camas con dosel, y habitaciones abuhardilladas con vigas descubiertas, todas ellas en configuraciones Estándar, Premium o Deluxe. También cuenta con habitaciones accesibles y Junior Suites.

En el restaurante El Aljibe podrás disfrutar de la sabrosa gastronomía de nuestra tierra elaborada con materias primas de primera calidad.

4. Hotel Spa Palacio del Infante Don Juan Manuel

Hotel Spa Palacio del Infante Don Juan Manuel
Hotel Spa Palacio del Infante Don Juan Manuel

El Palacio del Infante Don Juan Manuel (Belmonte, Cuenca) fue ordenado construir en el siglo XIV por el famoso literato y Príncipe de Villena, Don Juan Manuel. Fue levantado como fortaleza de paso para sus viajes, tal como ahora pretende acoger a los viajeros que quieran descubrir estas tierras.

Entre los muros de la fortaleza nace en 1419 Don Juan Pacheco, Marqués de Villena, y es su hijo quien lo dona a la monjas Dominicas, quienes lo mantienen como convento hasta los años 60 del siglo XX, momento en que queda en desuso hasta que se genera el proyecto hotelero.

Cuenta con 39 habitaciones equipadas con las más actuales comodidades, espacios exclusivos para eventos de empresa, sociales y familiares, construidos mantenido la esencia de identidad del edificio original, incluyendo un magnifico Spa para relajarse tras una ruta cultural, natural o enológica por la zona.

Dispone de piscina exterior, terraza de verano y el restaurante gastronómico Los Alarifes, en el que se disfruta de la gastronomía local y una amplia carta de vinos.

La historia, tradición y cultura del lugar se funden con la modernidad, la calidad y la comodidad del hotel, un remanso de tranquilidad donde disfruta de una estancia inolvidable. Instalaciones completamente rehabilitadas pero conservando la esencia y la inspiración de la arquitectura e historia originarias.

5. Molino de Alcuneza. Sigüenza, Guadalajara

Molino de Alcuneza
Molino de Alcuneza

Rodeados por trigales y campos de cereal, este molino que antaño fue el primer y más importante molino harinero del valle de Sigüenza (Guadalajara), surtía de harina a la ciudad. La casona de piedra en la que se hallan comedor, zonas comunes y algunas habitaciones data del siglo XV. La tranquilidad del lugar se ve interrumpida únicamente por el gorjeo de los pájaros y el canto del ruiseñor, que se escucha por toda la finca.

El hotel consigue crear ambientes cálidos y personales en armonía con el entorno que invitan al descanso. Cada una de las amplias habitaciones tiene un carácter especial. Todas son distintas y están completamente equipadas, confortables y luminosas, con magníficas vistas al valle del Alto Henares o al jardín.

El Molino de Alcuneza dispone de 17 habitaciones: 1 classic pequeña, 6 Classic, 3 Classic Superior, 6 Suites y 1 Gran suite; que se sitúan en el antiguo molino harinero y otro edificio de nueva construcción frente a la piscina. Todas han sido cuidadosamente decoradas y dotadas de un estilo propio de acuerdo a las exigencias de un hotel boutique de 4 estrellas.

Además, un restaurante que aúna la cocina tradicional con otra más fresca y atrevida y una gran selección de vinos; el SPA Agua de Molino; un servicio integral y exclusivo para reuniones de empresa; bar, barbacoa, piscina, terraza, un huerto propio...

En definitiva, un remanso de paz para escapar de la rutina y reencontrarse con los sentidos.