Nuevo colegio alemán en Montecarmelo, Madrid
Nuevo colegio alemán en Montecarmelo, Madrid - Grüntuch Ernst Architekten / Foto: celia de coca

La mayor obra civil de Alemania en el extranjero está... en Madrid

El Colegio Alemán, que ha costado 55 millones y se inaugura este viernes, es un símbolo de la nueva arquitectura alemana

Actualizado:

Este viernes se inaugura en Madrid el nuevo Colegio Alemán. Esta podría ser una noticia de la sección de Educación, por la importancia de esta institución en la ciudad. Pero, desde el punto de vista viajero, se trata también de un nuevo icono en la capital de España, un trabajo arquitectónico de primera fila por el que, sin duda, pasarán muchos turistas en los próximos años.

El Colegio Alemán fue fundado en 1896. Tuvo su primera sede en la calle de San Jerónimo, desde donde se trasladaría a las calles Espalter, Fortuny y López de Hoyos sucesivamente, antes de ocupar la sede de Concha Espina. Y, a partir de ahora, lo encontramos en Montecarmelo.

El nuevo edificio ha sido proyectado y realizado entre los años 2012 y 2015 por el estudio de arquitectura de Berlín Grüntuch Ernst (Armand Gruntuch y Almut Grüntuch-Ernst). Esta semana, ambos estaban en Madrid con motivo de la XII Semana de la Arquitectura de Madrid, que se prolongará hasta el día 11. Suya es esta explicación: «Cada uno de los edificios de los niveles escolares -educación infantil, primaria y secundaria- abrazan sendos patios que reinterpretan de forma contemporánea el ambiente concentrado de un claustro y, al mismo tiempo, con su apertura hacia el paisaje, hacen que sea experimentable la amplitud de la sierra cercana».

El Colegio Alemán de Madrid está compuesto por una escuela primaria y secundaria para unos 1.500 alumnos así como un kindergarten (escuela infantil) para unos 300 niños, un comedor, un salón de actos con 750 asientos y un polideportivo multiusos. En total, se han invertido unos 55 millones de euros. Supone el mayor proyecto de construcción civil de la República Federal Alemana en el extranjero, según se dijo esta semana en el encuentro arquitectónico Madrid-Berlín.

Los arquitectos continúan su explicación sobre su trabajo: «Los edificios desarrollan situaciones espaciales diferenciadas a partir de la conjugación de los requisitos del programa con la situación topográfica del terreno. La fusión de las partes de los edificios se asemeja a una estructura orgánica de gran presencia plástica que parece haber crecido in situ. Todos los espacios comunes -los patios de entrada, el comedor, el salón de actos como sala de conciertos y multiusos con 750 asientos y el polideportivo- enmarcan la explanada delantera y conectan los edificios uno con otro».

El color claro imperante en el edificio refleja, según el estudio alemán, el paisaje de la sierra madrileña. Algunas zonas del interior del colegio se resaltan con notas de color. En las escaleras, por ejemplo, las ventanas de colores filtran la luz natural y recuerdan, entre otras, a flores luminosas.

Hasta el 11 de octubre, el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) alberga una serie de exposiciones, tres de ellas organizadas por Alemania, además de conferencias y debates sobre el concepto urbanístico y el valor arquitectónico de diferentes espacios, teniendo como marco de referencia a Madrid y Berlín.

La ciudad de Madrid cuenta con 14 edificios diseñados por arquitectos de origen alemán, entre ellos la nueva sede del Colegio Alemán en el barrio de Montecarmelo.

La inauguración oficial