Una imagen del nuevo Hard Rock Ibiza
Una imagen del nuevo Hard Rock Ibiza

Las peticiones más surrealistas de los clientes de hotel

Un televisor para tirarlo por la ventana, miles de pétalos de rosas para declararse, 850 perchas, una sala para un exorcismo...

Actualizado:

La compañía lastminute le ha preguntado a 500 hoteleros de los Top Secret Hotels todo el mundo cuáles han sido los deseos más extraños solicitados por sus clientes. Las respuestas tienen su miga (las desmenuzamos líneas abajo) y una constante: las mujeres pide más que los clientes masculinos.

El estudio ha sacado a la luz una colección de peticiones «raras» que incluyen desde encontrar a una novia (en un hotel de Estambul), comprar ropa interior (Nueva York) o pedir ayuda con una dentadura postiza que se cayó en el retrete en mitad de la noche (Atenas).

Los nombres de los establecimientos no se han hecho públicos, condición para lograr la colaboración de los hoteleros.

1 Deseos extravagantes

Un papagayo en un hotel de 4 estrellas en Andorra, una bailarina de danza del vientre en un establecimiento 4 estrellas en Estambul y una fiesta de súper héroes en un 5 estrellas de Barcelona. Todas estas peticiones fueron atendidas por el personal de estos hoteles. Del mismo modo que lo fue la siguiente: después de realizar el «check out» en un hotel en Duluth (EE.UU.), un huésped que se había olvidado unos documentos judiciales confidenciales, llamó para recuperarlos. Un empleado del establecimiento estuvo dos horas revolviendo los cubos de la basura hasta que finalmente los encontró. Un hotel de 4 estrellas de Mallorca seguro que lamentó haber solventado la solicitud de un cliente que pidió una televisión… sólo para lanzarla desde la ventana de la 9ª planta. Desgraciadamente, no todas las peticiones pueden ser atendidas: una mujer en un hotel de 4 estrellas de Dublín solicitó a un empleado que le acompañara a cenar y en un hotel 4 estrellas de Barcelona, un cliente pidió una habitación para practicar un exorcismo.

2 Imposibles

Un huésped en un hotel 4 estrellas de Roma llegó 2.000 años tarde para cumplir su sueño… entradas para un combate de gladiadores en el Coliseo. Tampoco se pudo cumplir el deseo del cliente que pidió dejar su coche en el garaje subterráneo de un hotel en Venecia, ni conseguir entradas para una final de la Champions League en Múnich, que ya estaban agotadas.

3 Cuestión de geografía

Hoteles 5 estrellas en Manchester, Roma, Praga y Sevilla y 4 estrellas en Berlín, Milán y Kuala Lumpur contaron que no pudieron conseguir para sus huéspedes… habitaciones con vistas al mar. Igual que un establecimiento en Barcelona que no pudo ofrecer una con vistas a la Alhambra u otro en Roma que no ofrecía tours a la Torre Inclinada de Pisa.

4 La gastronomía más sofisticada

Un gran bol de caramelos de todos los colores excepto naranjas y amarillos fue uno de los deseos que cumplió un hotel de 5 estrellas de Las Vegas. Un hotel de Berlín recibió a un cliente que a su llegada solicitó cinco kilos de alitas de pollo. Y el refresco de cola que pidió un cliente de un hotel 4* de Milán fue rápidamente entregado… a su perro!

5 Lujo

Un ramo de flores cada día de estancia fue solicitado por un huésped en un hotel de Barcelona -y la petición se atendió-, pero este requerimiento parece muy modesto en comparación con las 850 perchas que reclamó un cliente de un establecimiento de 5 estrellas en Budapest -deseo cumplido- o la compra de tres bolsos de un carísimo diseñador para hacer un regalo en un hotel de Kuala Lumpur -también cumplido-.

6 Belleza

Un cliente de un 4 estrellas de Hamburgo recibió un solárium portátil de cuerpo entero. Más sofisticados fueron otros dos deseos que fueron cumplidos: 60 litros de leche para llenar una bañera para una mujer que quería imitar el estilo de los baños de Cleopatra en un hotel de 4 estrellas de Budapest o la llamada que recibían todos los días los empleados de la recepción de un hotel 5 estrellas en Roma de una mujer que, tras su tour de compras diario, avisaba para que su baño de burbujas estuviera preparado a su llegada.

7 Fiestas

Un cliente de un 5 estrellas de Mallorca pidió un grupo de música y bailarines en su habitación a su llegada (¡y lo consiguió!). Y en Barcelona, se llenó una habitación con globos y flores. Una fiesta de cumpleaños sorpresa organizada en una habitación de un hotel londinense contó, como invitados, con todos los huéspedes del establecimiento.

8 Transporte

Un hotel de Barcelona proporcionó un transfer en helicóptero solicitado en el último minuto por un huésped que deseaba llegar al circuito para el GP de Fórmula 1. Un hotel de Roma facilitó un Ferrari a uno de sus clientes para una semana completa y sólo lo utilizó una hora. Un hotel de 5* de Múnich ayudó a uno de sus clientes a comprar lo que él llamaba «coches de juguete»… que resultaron ser coches Smart.

9 Diseño interior

Un cliente en Roma tenía «alergia al azul» y pidió que cada uno de los detalles de este color que había en su habitación fueran retirados, incluyendo bolígrafos, cortinas y sábanas -el hotel no pudo llevar la solicitud hasta tan lejos-. Del mismo modo que un 5 estrellas en Bruselas no pudo cumplir el sueño de uno de sus huéspedes que solicitó que la Suite Real fuera pintada de color rosa. Por el contrario, un hotel veneciano permitió que uno de sus clientes redecorara el interior de su habitación con muebles de su propiedad para una estancia de tres días. También un hotel en Madrid cumplió el deseo de uno de sus huéspedes: tapó cada uno de los espejos que había en su habitación. Las solicitudes de dos clientes de un hotel de Washington, por el contrario, no fueron atendidas: uno de ellos solicitó que desarmaran su cama y le trajeran una nueva, y el otro quería convertir tres habitaciones en una suite (¡y se ofreció a pagar las obras!).

10 Deseos románticos

Cuando el amor entra en juego, el personal del hotel puede llegar a mover montañas. En efecto, casi todos los deseos románticos que los hoteleros revelaron en las encuesta de lastminute.com fueron cumplidos. Por ejemplo, un cliente de un Top Secret Hotel de Dublín que estaba a punto de pedir matrimonio a su pareja, solicitó que en su habitación estuvieran 10 empleados con champagne gritando «Felicidades». Algunos establecimientos 4* de Mallorca, Budapest, Florencia y Dubrovnik esparcieron por la habitación miles de pétalos de rosa. Un hotel de Nueva York se tomó muy en serio su papel de Cupido: facilitó a un cliente que quería pedir matrimonio a su novia una limusina, una cesta de picnic y una manta para ir a Central Park. Por su parte, un hotel de 4* de Florencia recibió una curiosa petición: un cliente necesitaba un traje de novia.