Un teléfono que lo cambió todo
Un usuario adquiere en 2007 el iPhone en una App Store en Nueva York - REUTERS
iPhone

Un teléfono que lo cambió todo

Hace siete años Apple lanzaba este dispositivo móvil que revolucionó el sector y que, para continuar en esta pugna, debería apostar fuerte con una nueva versión, iPhone 6, del que se rumorea será más grande que su antecesor

Actualizado:

Parece tan lejana la imagen, pero han pasado solo siete años -que en años tecnológicos equivaldrían a varias décadas-. Hablar de un teléfono móvil puede ser una tarea bien sencilla. Si, unas características por aquí, una marca por allá, pero si hablamos del iPhone puede resultar complicado al ser considerado por muchos expertos de las telecomunicaciones como el teléfono móvil más revolucionario de los últimos años.

A versión por año, Apple dispone actualmente con el modelo iPhone 5S, el más avanzado de su catálogo, que incorpora un sensor biométrico y dos microprocesadores, uno de ellos, pensado para las aplicaciones de monitorización del ejercicio físico, una tendencia que se ha introducido muy fuerte en los llamados dispositivos « wearables» -vestibles- , por lo que no es de extrañar que su sucesor venga acompañado con el lanzamiento de servicios destinados a la salud.

Pero vayamos al inicio de los ocho modelos de su historia. Aquel iPhone original, cuya estética ahora resulta tan arcaica y primitiva, se lanzó un 27 de junio de 2007, aunque no llegó hasta más tarde al mercado español de forma oficial. Pese a ser su principal seña de identidad, la cual le han seguido otros modelos, ello no quiere decir que hasta entonces no existieran pantallas táctiles. La compañía de la manzana supo encajar todas las piezas para parir un sensacional invento de pantalla multitáctil capacitiva (¡de 3.5 pulgadas!) que se manejaba a las mil maravillas con los dedos. No cabe duda que, pese a ser un producto de consumo, ha cambiando radicalmente la forma y filosofía de la telefonía móvil, un concepto al que le han seguido numerosas marcas y que, ahora, el impulso de los productos de bajo coste obliga a hacer un replanteamiento sobre los precios a los que se sitúan los teléfonos de alta gama.

Esta primera versión tenía un sensor de 2 megapíxeles en su cámara (la tendencia actual son 13 megapíxeles, aunque cabe recordar que los guarismos no son la parte más importante a la hora de captar una buena imagen). Su fabricación, en aluminio y una inferior en plástico negro, marcó un antes y un después en la construcción de los dispositivos móviles.

El segundo modelo tuvo conectividad inalámbrica 3G y apareció un año después, en julio de 2008. No supuso una gran evolución en el diseño. De hecho, era físicamente igual que su antecesor. Al año siguiente, y con el sistema operativo Android dando sus primeros pasos -¿quién se iba a imaginar entonces que Google dominaría el móvil?-, se mejoró la velocidad gracias a un gran salto a nivel técnico y con el doble de memoria RAM por lo que derivando la palabra en inglés «speed» (velocidad) se renombró el iPhone 3G como iPhone 3GS.

Irrupción potente la del iPhone 4, modelo que se podría hablar de telefono actual por su diseño y uno de los de mayores ventas. Llegó en 2010 aunque se sigue comercializando en la actualidad. Tenía una carcasa poligonal con una parte frontal y trasera planos realizados en vidrio sobre un chasis de acero.

El siguiente modelo vino marcado por uno de los acontecimientos más terribles de la trayectoria de Apple, la muerte de Steve Jobs, uno de sus fundadores e icono de la marca de la manzana mordida. El iPhone 4S se presentó un 4 de octubre de 2011, un día antes de conocerse su fatal desenlace. Aquel terminal presentó el sistema de reconocimiento Siri y una potente cámara de 8 megapíxeles y con cinco lentes, que pese a los números sigue siendo captando fotos de alta calidad. Hasta la fecha es el de mayor ventas cosechada por la marca.

Tras su desembarco, apareció el iPhone 5 (2012), con una pantalla más grande que su antecesor, con 4 pulgadas, que continuó con la versión 5S, el último modelo presentado hasta la fecha y que llegó en septiembre del pasado año. Esta generación se ha construido en cristal y aluminio y es el más delgado que se ha construido nunca (7.6 milímetros de grosor). La evolución continuó y, ahora, con la auge de productos chinos de bajo coste y de modelos de mayor tamaño, más de un usuario se preguntará si es momento o no de cambiar radicalmente el tamaño de la pantalla por una más grande. ¿Será este uno de los aspectos más novedoso de un supuesto iPhone 6? ¿Qué sorpresas nos tiene deparadas?