Drones, «big data» y semillas inteligentes para reforestar hasta 100.000 árboles al día

Un proyecto español pretende «combatir a gran escala» la deforestación y el cambio climático

MADRIDActualizado:

Una tecnología española que combina el «Big Data», los drones y una semilla inteligente «en proceso de patente» permiten a la «startup» CO2 Revolution reforestar hasta 100.000 árboles al día para «combatir a gran escala» la deforestación y el cambio climático.

La empresa emergente acaba de concluir, asegura, una operación «pionera a nivel mundial»en el Parque Natural del Alto Tajo, por la cual se han reforestado especies autóctonas en gran parte del territorio calcinado en 2012, apunta la firma en un comunicado. La inteligencia de datos es clave en la fase inicial del proceso desarrollado por la compañía: a través de la agregación y análisis de datos se pueden detectar «variables imprescindibles de cada ecosistema» como su clima, sus tipos de suelo o especies autóctonas, ha explicado su presidente ejecutivo, Juan Carlos Sema.

En esta fase se delimitan también las hectáreas a reforestar y se establecen «cuadrantes de plantación» para decidir qué especies se han de sembrar en cada lugar, mediante «un alto nivel de precisión» que permite controlar la distancia entre ejemplares para evitar zonas demasiado densas. Los parámetros analizados se emplean para la creación de una semilla inteligente o 'iseed', una tecnología «en proceso de patente» que integra la simiente germinada junto a otros componentes que aseguran la futura viabilidad de los plantones, con una «posibilidad de éxito del 80%».

Esta cápsula integra «todos los nutrientes necesarios» para el desarrollo de la semilla, junto a otras garantías de supervivencia como repelentes a posibles depredadores. La fase de plantación se realiza mediante drones que siguen las coordenadas programadas y permiten reforestar una zona de hasta 100.000 árboles al día.

Para asegurarse de la efectividad de la siembra, desde CO2 Revolution realizan vuelos de reconocimiento «de manera quincenal» para poder programar nuevas plantaciones «en caso de que sea necesario». Esta tecnología, desarrollada íntegramente en España, permite reforestar zonas «de difícil acceso para los efectivos humanos» y también abaratar los costes del proceso «en más de un 1.000%».