Apple podría presentar hoy el iPhone 6 y un dispositivo de muñeca llamado iWatch
Apple podría presentar hoy el iPhone 6 y un dispositivo de muñeca llamado iWatch - REUTERS
keynote

Apple necesita un nuevo «gadget» revolucionario: el iWatch

El último invento de la firma de la manzana ha sido el iPad que, pese a haber creado el mercado de las tabletas, ha perdido interés en los últimos meses por la fuerte competencia de dispostivios de bajo coste con sistema Android

Actualizado:

Es el ciclo de los tres años. Apple, empresa que nunca da puntadas sin hilo, ha elegido un lugar emblemático, el edificio Flint, escenario donde el malogrado Steve Jobs anunció el primer Mac en 1984. En ese período de tiempo han sacado lo mejor de sí mismos para revolucionar el mercado. El último gran invento con el que inauguró un nuevo formato que ha penetrado en el hogar con vigor ha sido el iPad, y de aquello hay que remontarse hasta 2010. [ Sigue en directo la Keynote de Apple]

Más de cien personas llevan meses trabajando en la gran novedad que la firma de la manzana presentará este martes en la Keynote más esperada del año. La comunicación de Apple ha seguido unos pasos distintos. Hasta hace unos años, sus productos llegaban a la fecha de anuncio oficial con un desconocimiento casi total de sus prestaciones y características. La estrategia funcionaba. Poco a poco, ese estilo diseñado en la mente de Jobs ha venido cambiando para pasar a un reguero de filtraciones y rumores. Ha sucedido con el iPhone 6, presumiblemente el nombre escogido para su nuevo teléfono móvil. De esta manera, se generaba expectación y ansiedad entre los consumidores.

Pero no ha sucedido así con el rumoreado dispositivo de muñeca. iWatch. Nada seguro, ni características, ni prestaciones, ni imágenes que pudieran ser reales. Solo la posibilidad de que inaugure un nuevo sistema de pagos móviles y un importante despliegue de servicios de salud y fitness. Muchos analistas predicen que un posible reloj inteligente tendrá el mismo potencial revolucionario que tuvo en su tiempo el Mac, el teléfono inteligente iPhone o la tableta iPad.

Pero con Apple nunca se sabe. La de este martes puede ser una presentación recordada o ser una mera transición, una evolución de su dispositivo estrella, iPhone, que aguanta sus beneficios después de la importante caída del iPad, precisamente, el último «gadget» revolucionario que ha presentado la firma de Cupertino.

Ese ratio de lanzamientos revolucionarios se establece en un ciclo trianual, lo que hace suponer que esta sea la ocasión. Es difícil pensar que realmente Apple ha inventado algo, cuando la sensación es más de haber conseguido innovar y mejorar un dispositivo ya existente en el mercado.

Cuando llegó el iPod hace trece años ya existían reproductores de música digital, pero el ambicioso reto de Apple cambió la concepción de consumo de música. Había otros aparatos para hacer sonar archivos mp3. Su idea de «walkman» del siglo XXI caló hondo entre los consumidores y, con todo, ha llegado a vender 400 millones de unidades. No es ningún secreto que las ventas del iPod han caído en los últimos años. En el tercer trimestre de 2013, Apple vendió 4.57 millones de iPods, pero en el tercer trimestre de de este año ha llegado a 2.9 millones, lo que en cómputos generales baja en ventas un 48% cada año.

Hubo que esperar hasta 2007 para ver el teléfono que lo ha cambiado todo. Entonces ya existían pantallas táctiles, pero Apple consiguió llevar la movilidad a un nuevo nivel. Multitáctil, un diseño único y una serie de servicios que ha conseguido revolucionar la industria. De hecho, y después de todo, sigue siendo su aparato electrónico estrella. Más del 50% de los ingresos de la compañía de Cupertino provienen de las ventas del iPhone.

Llegamos al iPad, actualmente un lastre para Apple. Porque, pese a haber creado el negocio de las tabletas, ha reducido considerablemente su impacto entre los consumidores. Esa pérdida de interés quedó demostrada en sus últimos resultados en comparación con el trimestre anterior. Ha pasado de 16.3 millones a 13.3 millones y, además, quedándose ligeramente lejos de las previsiones de la compañía que apuntaban a 15 millones. Y es que la tableta afronta una creciente competencia de rivales más económicos que operan con el sistema operativo Android.

Todo ello nos lleva a pensar en que Apple, sin duda, necesita de un nuevo dispositivo revolucionario, que llame la atención. Y la incipiente tecnología «wearable» -vestible, en inglés- puede ser el ámbito escogido. Hay relojes inteligentes o pulseras cuantificadoras. Las grandes firmas tecnológicas se han volcado y han presentado en el último año sus colecciones, pero aún sigue siendo un mercado a explorar y a experimentar. Nadie, hasta la fecha, ha sacado un dispositivo que verdaderamente atrape al consumidor. Y Apple tiene en su mano hacerlo con un posible iWatch, que podría ser la bomba que haga despegar un nuevo interés por la electrónica.