Los bancos, «atados de pies y manos» a la hora de ofrecer servicios por internet
Encuentro de personalidades del sector de la comunicación en ABC - ERNESTO AGUDO

Los bancos, «atados de pies y manos» a la hora de ofrecer servicios por internet

Numerosos directivos de estrategia digital se dan cita hoy en Vocento para debatir sobre las posibilidades que internet ofrece a las grandes empresas

MADRID Actualizado:

El sector bancario ha sido uno de los grandes perjudicados de la llamada «revolución digital». El cambio que internet ha supuesto para grandes empresas, que han reconvertido su modelo de negocio aprovechando todas las posibilidades que brinda la red, no ha podido ser empleado de igual modo por los grandes bancos que, presos de las restricciones de seguridad a la hora de proteger los datos del cliente se han quedado «gravemente» atrasados en lo que a servicios por internet se refiere. Así lo han reconocido varias personalidades del sector que se han dado cita en el encuentro «Chief Digital Officers» que se celebra este jueves en ABC.

Directivos de Vocento, IKEA, Bankinter, Pepsi o BBVA debatirán a lo largo del día para mostrar su visión y experiencia de cómo internet ha modificado para siempre su modelo de negocio. Uno de ellos ha sido Javier López de Haro, Director de Estrategia Digital en Openbank, quien ha reconocido que «el sector bancario se ha topado con una excesiva regulación que ha hecho que estuviera atado de pies y manos a la hora de innovar en el entorno digital, pues siempre nos topamos con la barrera de la seguridad».

En este sentido, la de innovación o seguridad parece no haber sido una gran disyuntiva para las entidades que, como destaca Elena Álvarez, de BBVA, «no han podido responder a los clientes como ellos necesitaban, pues su seguridad ha estado siempre por encima de todo y nuestro progreso en el entorno digital se ha visto frenado por normas muy estrictas». La directiva se ha quejado, además, de la «excesiva regulación», que sitúa a la banca por detrás de otro tipo de servicios de intercambio de dinero «que no tienen apenas normas» en este sentido. «El reto es lograr la manera perfecta de llegar al cliente sin comprometer su seguridad».

El director de Márketing de BBVA España, Bernardo Crespo, ha aprovechado para ofrecer un ejemplo de fracaso y de «aquello que no debería ocurrir nunca tras una campaña de marketing». Para ello, el directivo ha hablado del popular anuncio de BBVA en el que Iker Casillas y Andrés Iniesta pedían autógrafos a personas anónimas. «Tras este anuncio no supimos reaccionar. Recibimos tal aluvión de llamadas que no pudimos asumirlas. Conseguimos una audiencia tremenda, pero no hemos sabido aprovecharla», reconoce.

«Adaptación forzosa»

No solo la banca ha centrado esta primera parte del seminario organizado por Vocento. Eva Rodríguez, directora de Comunicación de L'Oreal Paris, asegura que la marca de belleza se encuentra inmersa en constantes estrategias para conseguir llegar a la audiencia en un entorno que, como reconoce, «dista mucho del que era» cuando no existía internet. «Youtube ha cambiado el concepto de belleza. Hemos tenido que enfocar nuestra estrategia a este nuevo canal, tener a gente produciendo vídeos constantemente porque un elevado número de potenciales clientes buscan consejos de belleza a través de este canal de manera permanente».

«YouTube ha cambiado el concepto de belleza tradicional»

«Adaptarse o morir», ha sentenciado el Director de Desarrollo de Negocio de Universal Music, Ricardo Echevarría, quien ha descrito cómo el sector musical tuvo que adaptarse «sí o sí al nuevo modelo que creó internet».

«La música ha tenido que aprender la lección, pues es internet donde está nuestro mayor volumen de negocio. El consumo de música en la red es masivo, pues España es el segundo país del mundo con mayor penetración smartphones».

Del mismo modo, Echevarría ha apuntado que «la red ha supuesto la creación de numerosos canales de marketing para el sector: «Llegamos a gestionar perfiles de Twitter de artistas con millones de seguidores, por lo que llegamos a muchísima gente, que descarga música y visualiza vídeos. Con un panorama como este, la adaptación ha tenido que ser forzosa».