Feligreses vips en Cuatro Vientos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La fe lo impregna todo. También, claro, puede influir en la clase alta y con más medios, incluso en los políticos. En cualquier caso, bastantes dirigentes y empresarios no quisieron perderse ayer el espectáculo de la fiesta de los jóvenes con Benedicto XVI.

El sentir común de los más poderosos, y a su vez hijos de la Iglesia, lo expresó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. «Acoger la JMJ ha sido un honor para Madrid y para los madrileños», afirmó. Y a los visitantes les dijo: «Gracias por habernos visitado y feliz vuelta a casa». Para el Papa, la presidenta también tuvo una frase inteligente: «Sus palabras hacen siempre reflexionar a todos, creyentes y no creyentes». Además, estaba emocionada por el discurso lleno de «sentido» y «esperanza», del Papa, y conmovida por su «personalidad intelectual y religiosa». En resumen: «Impresionante la fe de multitud de jóvenes, motivo de esperanza y de combate al relativismo moral, que hoy se ha convertido en una dictadura».

La multitudinaria eucaristía de ayer con el Santo Padre no se la perdieron tampoco ni Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid; niAna Botella, teniente alcalde y delegada del área de Medio Ambiente, acompañada de su marido, el ex presidente José María Aznar..., ni la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar.

El Gobierno estuvo representado por José Blanco, portavoz del Ejecutivo y ministro de Fomento, que se declara católico, y por Ramón Jáuregui, ministro de la Presidencia, quien en alguna ocasión ha manifestado públicamente que no es católico, pero piensa que ha de asistir a actos como el de ayer porque lo considera un deber de su cargo. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, lo entiende de otra manera. Y ayer, ni estaba ni se le esperaba.

Dentro de lo que podríamos denominar el grupo de patrocinadores de la JMJ, aquellos que con su ayuda financiera han contribuido al éxito de la cita en Madrid, se hallaban Emilio Botín, presidente del Grupo Santander; Rodrigo Rato, presidente de Bankia; Santiago de Ybarra, presidente de honor de Vocento; Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL; Esther Koplowitz, principal accionista de FCC y presidenta de la Fundación Esther Koplowitz; Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña; Borja Prado, presidente de Endesa; Francisco de Bergia, director general de Relaciones Externas y Patrocinios de Telefónica; Catalina Luca de Tena, presidenta-editora de ABC; David Álvarez, presidente de Eulen; Javier Cremades, secretario general de la fundación Madrid Vivo; José María Álvarez del Manzano, presidente de Ifema; José Manuel Machado, presidente de Ford; Emilio Rodríguez- Izquierdo, director general en Zeroemissions-Abengoa; Raimundo Pérez-Hernández, director de la fundación Areces, y Juan Gervás Sanz, presidente del grupo Mahou. Casi con toda seguridad, en este capítulo no están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Faltó al acto en Cuatro Vientos, sin embargo, Mariano Rajoy, aunque calificó la visita de «éxito rotundo, sin paliativos».