Protestas contra la falta de medidas contra el calentamiento global
Protestas contra la falta de medidas contra el calentamiento global - ABC

Los últimos cinco años han sido los más cálidos jamás registrados

Un informe de diversas organizaciones medioambientales advierte de que si no se toman medidas la temperatura alcanzará los 3,4º

CORRESPONSAL EN GINEBRAActualizado:

Las principales organizaciones medioambientales han publicado hoy un informe en el que subrayaron la evidente y creciente brecha que existe entre los objetivos acordados para abordar el problema del calentamiento global y la realidad. También destacaron la urgencia de llevar a cabo una transformación socioeconómica mundial.

Publicado con motivo de la Cumbre Mundial sobre el Clima que comienza mañana en la sede de Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, el informe detalla el estado actual del clima analizando las principales tendencias sobre emisiones y concentraciones de gases de efecto invernadoro en la atmósfera.

Una transformación socio económica, en sectores clave como el uso de la tierra y la energía, es primordial para evitar un aumento peligroso de la temperatura global que pueda tener efectos potencialmente irreversibles. El informe titulado «Unidos en la Ciencia» examina también herramientas que puedan faciliar la adaptación o la atenuación del cambio climático.

El grupo de científicos, formado por expertos de reconocida fama mundial, presidido por el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) Petteri Taalas y por Leena Srivastava de la Escuaela de Estudios Avanzados (TERI), destacó la necesidad urgente de llevar a cabo acciones concretas.

Impacto socioeconómicos

Los científicos destacaron que el período más cálido de la historia es el registrado entre 2015 y 2019 con una temperatura de 1.1° por encima de las máximas registradas en la época preindustrial (1850-1900). Las olas de calor generalizadas y otros eventos como los ciclones tropicales, inundaciones o sequía han tenido un gran impacto socio económico y en el medio ambiente.

La masa de hielo de los casquetes polares ha sufrido una disminución continúa y la extensión del hielo marino se ha reducido entre 1979 y 2018, en un 12%, registrándose la máxima reducción entre 2015 y 2019. También precisó el estudio que la cantidad de hielo perdida anualmente aumentó, al menos seis veces, entre 1979 y 2017.

Por otra parte, el aumento del nivel del mar se está acelerando, 3.04 milímetros anuales entre 1997 y 2006, como consecuencia de la mayor tasa de calentamiento y derretimiento del hielo de Groenlandia y de la Ántártida Oriental. Como consecuencia de este fenómeno el agua del mar se está volviendo más ácida, un 26% más desde que existen registros meteorológicos.

Además, el nivel de concentración de gases con efecto invernadero, de larga duración, como el dióxido de carbono (C02), metano (CH4) y óxido nitroso (N20) han alcanzado niveles de más de 400 partes por millón (ppm), 407.8 ppm en 2018, y se espera que a finales de 2019 se superen 410 ppm. La última vez que se registrarón estos niveles fué hace unos cinco millones de años cuando la temperatura de superficie del planeta tenía 3° más que hoy.

Energía renovables

En 2018 las emisiones de dioxido de carbono (CO2) se incrementaron, en un 2%, alcanzando la cifra récord de 37 mil millones de toneladas. Los científicos precisaron que estas emisiones llegarán al mismo nivel en 2019 debido a que están relacionadas con el PIB mundial y se espera que el mismo aumentará en un 3.2% durante este año.

El informe precisó que, a pesar del extraordinario crecimiento de los combustibles renovables durante la última década, el sistema energético mundial está dominado por combustibles de tipo fósil y que el aumento de este tipo de energía en el mundo es superior al de la energía renovable. Este aumento debería cesar de inmediato.

Para estabilizar el porcentaje de emisiones y frenar el aumento de las temperaturas se requiere la aceleración del uso de fuentes de energía que no sean de carbono y la rápida disminución de la utilización, a nivel mundial, de los combustibles fósiles. También, advierten los científicos que debido a la deforestación será más difícil que la vegetación elimine el 50% de estas emisiones.

De no tomarse acciones inmediatas, la temperatura media global del planeta continuará aumentando hasta 2100 hasta alcanzar entre 2.9° y 3.4° más que los niveles registrados en la época preindustrial. A medio plazo, si no se incrementan las políticas sobre cambio climático el objetivo de limitar el aumento de las temperaturas a menos de 2°, antes de 2030, será inalcanzable.

Aunque el objetivo de limitar el calentamiento a 1.5° no sea imposible para los científicos habría que realizarse una transición sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluidos el desarrollo sostenible y la pobreza. Para lograrlo se tendrían que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores incluida la tierra y los alimentos.