Ryan Magers
Ryan Magers - WAAY-TV

Reconocen como «persona con derechos» a un feto no nacido y demandan a una clínica de aborto

Un tribunal de Alabama reconoce a «Baby Roe» como demandante, el primer caso de este tipo en la historia de EE.UU.

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A comienzos de 2017, Ryan Magers, de 19 años, y su novia descubrieron que iban a ser padres. Ella quería abortar, mientras que él le «suplicó repetidamente» que no lo hiciera. A las seis semanas, ella abortó al feto en el «Centro de Mujeres para Alternativas Reproductivas de Alabama», en Estados Unidos.

Magers demandó a la clínica y a la compañía farmacéutica fabricante de la pildora abortiva que suministraron a su pareja. Ahora, un juez de Alabama ha reconocido al feto no nacido, nombrado como «Baby Roe», como una «persona con derechos legales», admitiéndolo como codemandante en el litigio.

«Es la primera vez en los Estados Unidos que se reconoce que un feto abortado tiene derechos legales», ha señalado Brent Helms, abogado de Magers. «Lo que Ryan está haciendo es demandar en nombre del patrimonio de 'Baby Roe'», añadía.

Ante la sentencia, grupos a favor del aborto han expresado que la decisión del juez sienta un «precedente peligroso». Se espera que el «Centro de Mujeres para Alternativas Reproductivas de Alabama» responda a la demanda antes del próximo 1 de abril, fecha límite.

En 2017, un juez federal anuló una ley de Alabama que permitía a los magistrados someter a las menores que querían abortar a un procedimiento similar al de un juicio, en el que el feto podía tener asignado un abogado y los fiscales podían oponerse a los deseos de la menor embarazada.