Concentración en Toledo para exigir la retirada de las reválidas y la derogación de la Lomce
Concentración en Toledo para exigir la retirada de las reválidas y la derogación de la Lomce - LUNA REVENGA

Así van a quedar las reválidas de ESO y Bachillerato

Solo los alumnos que quieran acceder a la Universidad harán la reválida de Bachillerato

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las evaluaciones finales de ESO y Bachillerato eran lo último que quedaba por aplicar de la Lomce y uno de los puntos que generaba más fricciones, especialmente con las autonomías gobernadas por los nacionalistas o el PSOE. Tras el anuncio de Mariano Rajoy en el debate de investidura, sus efectos académicos quedan anulados hasta que se alcance un pacto nacional por la Educación en el plazo de seis meses. Esta modificación implica que las conocidas como reválidas ya no serán obligatorias para obtener los títulos de graduado en ESO y Bachiller y que, por tanto, en el caso de la evaluación final de Bachillerato, solo tendrán que hacerla los que quieran acceder a la Universidad.

Siempre supeditado a que se alcance ese pacto nacional en el plazo de seis meses, el nuevo Gobierno aprobará «inmediatamente» un Real Decreto que modificará el de 29 de julio de este año, en el que se perfilaban las características de estas pruebas. A partir de ese momento, las reválidas pasarán a tener un carácter diagnóstico y servirán básicamente, como la de Primaria, para detectar carencias educativas. Lo que sí se mantendrá es que la evaluación final de Bachillerato será la que sustituya a la PAU (la antigua Selectividad).

La propia Lomce ya contemplaba que tanto la reválida de cuarto de la ESO como la de segundo de Bachillerato se realizarían este curso de manera experimental, aplazando hasta 2018 sus efectos académicos. Y aunque ahora todo apunta a que ese carácter académico de las dos pruebas desaparecerá definitivamente, la de Bachillerato sigue preocupando a profesores y alumnos porque sí será obligatoria para quienes pretendan acceder a la Universidad. Pero hasta que Educación no publique la orden ministerial que las desarrolle -antes del próximo 30 de noviembre- no se sabrá realmente cómo serán exactamente ambas pruebas. Lo que sí han adelantado desde Educación, es que el nuevo Real Decreto solo tiene previsto modificar la obligatoriedad de aprobar estas pruebas para obtener los títulos oficiales.

Quiénes harán las reválidas

En el caso de la ESO, todos los alumnos de esta Etapa tendrán que realizarla, al igual que ya hicieron los de sexto de Primaria este curso, pero con carácter diagnóstico. En cuanto a los alumnos de segundo de Bachillerato, solo tendrán que hacerla aquellos que pretendan acceder a la Universidad, puesto que las notas obtenidas en esta prueba serán reconocidas por todas las universidades para mantener el distrito único y evitar que cada centro pueda hacer sus propios exámenes, propiciando una romería de alumnos examinándose universidad por universidad hasta ser admitidos por alguna.

¿Cómo serán las pruebas?

Según recoge el Real Decreto aún en vigor, y sobre el que no se esperan en principio grandes cambios, las pruebas se realizarán a lo largo de cuatro días como máximo (cinco si hay lengua cooficial).La duración de los exámenes de ESO será de 60 minutos cada prueba, con descansos mínimos de 15 minutos; las de Bachillerato se extenderán hasta lo 90 minutos, con 20 de descanso. Cada prueba tendrá un máximo de 15 preguntas en formato papel o digital y que no serán de tipo test. Las dos pruebas se puntuarán sobre 10.

En cuanto a las notas, en ESO y Bachillerato estaba previsto que fuese necesario un 5 para aprobarla. Sin embargo, en el caso de la prueba de Bachillerato, si finalmente fuese lo más parecida a la PAU, como ha asegurado el Ministerio de Educacion, entonces podría requerirse un 4 para aprobar el examen y hacer la media ponderada entre el 60% de la nota media del Bachillerato y el 40% de la evaluación general. Para acceder a la Universidad, el alumno tendría que sacar además una media ponderada igual o superior a 5.

Dónde y cuándo se realizarán

En los borradores que manejaron a finales de septiembre varias comunidades autónomas figuraba que las pruebas de la convocatoria ordinaria de ESO deberían finalizarse antes del 24 de junio y las de Bachillerato antes del 10 de junio. Los resultados, siempre según figuraba en ese borrador, tendrían que ser publicados antes del 15 de junio (ESO) y del 24 de junio (Bachillerato).

Según refleja la Lomce, las evaluaciones deben realizarse por profesores funcionarios externos y en centros escolares que no sean los del alumno. El desplazamiento de estudiantes y profesores a un centro distinto del suyo, por ejemplo en el caso de los de la concertada y la privada, podría originar muchos problemas, por lo que no se descarta que acaben haciéndose en el propio centro.

Las materias a evaluar

Los alumnos de cuarto de ESO, según figura en el Real Decreto de 29 de julio, aún vigente, se examinarán de todas las asignaturas troncales generales cursadas durante los cuatro años, salvo Biología y Geología y Física y Química, de las que se examinarán solo si las escogen entre las materias de opción. Además, tendrán que elegir dos materias de opción cursadas en el bloque de asignaturas troncales de cuarto y una del bloque de específicas cursada en cualquiera de los cursos de ESO, siempre que no sean Educación Física, Religión o Valores Éticos.

Para los alumnos de segundo de Bachillerato, será obligatorio examinarse de todas las troncales generales cursadas en ambos cursos, de dos materias de opción cursadas en el bloque de las troncales en cualquiera de los dos cursos y de una materia a elegir del bloque de asignaturas especificas que no sea Educación Física ni Religión.