La población de riesgo de esta enfermedad se encuentra entre los 50 y 69 añosl
La población de riesgo de esta enfermedad se encuentra entre los 50 y 69 añosl - ABC

Los programas de detección del cáncer de colon solo cubren al 27% de la población

País Vasco y Valencia, las únicas comunidades que alcanzan al 100% de la población de riesgo

MadridActualizado:

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha alertado sobre la falta de programas de detección precoz del cáncer de colón en las Comunidades autónomas. Esta organización ha dado la voz la alarma, coincidiendo con la celebración mañana del Día Mundial para la Prevención del Cáncer de Colon.

Mientras que hay regiones que tienen el 100% de la población de riesgo cubierta (entre 50 y 69 años), como el País Vasco o Valencia, otras, como Madrid, Andalucía o Extremadura, apenas tienen desarrollado un programa que alcanza a poco más del 7% de esta población. Esta situación de desequilibrio significa que en España, el riesgo de morir por cáncer de colon depende del lugar de residencia, de si la Comunidad Autónoma en la que se habita tiene o no desarrollado el programa de cribado poblacional para mayores de 50 años, principal factor de riesgo para el desarrollo de este tumor.

Ante esta situación, la AECC solicita a las CC. AA. que no tienen una cobertura extendida del programa de cribado, que aceleren los plazos de implantación, con el fin de evitar muertes y sufrimiento, y acabar con una situación de inequidad y clara injusticia.

Los programas de cribado tienen como objetivo la detección y extirpación de pólipos precancerosos para prevenir el desarrollo de tumores malignos y/o su detección en estadios precoces. De este modo, no solo se puede diagnosticar el cáncer de colon de manera precoz y tratarlo en sus estadios iniciales, donde la supervivencia es mucho más elevada, sino que incluso se puede evitar la aparición misma de la enfermedad. La evidencia científica ha demostrado que la detección precoz disminuye la mortalidad a corto plazo entre un 30% y un 35%, lo que equivaldría en España a salvar unas 4.000 vidas cada año.

Coste de la cobertura

Estos programas de cribado poblacional en cáncer de colon son capaces de ahorrar sufrimiento y salvar vidas es una evidencia que la ciencia certifica. Que además son capaces de ahorrar costes a las arcas de Estado, es también demostrable.

La prueba utilizada en estos programas de cribado es el Test de Sangre Oculta en Heces (TSOH), una prueba sencilla y barata capaz de detectar el tumor en sus etapas iniciales o las lesiones premalignas que lo originan. Esta prueba cuesta dos euros y sí da positivo, lo que sucede entre el 6% y el 7% de la población cribada, se realiza una colonoscopia que tiene como coste unos 180€.

El coste medio del tratamiento de un cáncer colorrectal en España supera los 27.000 euros, que aumenta mucho más si contabilizamos las nuevas terapias biológicas y los tratamientos neoadyuvantes y quirúrgicos para la enfermedad metastásica. El coste de dar cobertura a toda la población de entre 50 y 69 años, que en España son 11.347.2761, sería aproximadamente de 65 millones de euros, lo que supone tan solo un 6% del total gastado actualmente en su tratamiento (1.000 millones de euros anuales).

Según la Red de Programas de Cribado de Cáncer, con datos de finales de 2014, las CCAA de Madrid, Andalucía y Extremadura son las que menos cobertura tienen con un 5%, 0,1% y 2,6% respectivamente. Todas ellas suponen el 30% de la población de riesgo total en España que alcanza la cifra de 11.347.276 y, esta población de riesgo ha crecido con respecto al año 2014 en un 3,3% en Madrid y Extremadura y un 4% en Andalucía.

Riesgo de morir

Estos datos muestran que, por ejemplo en la Comunidad de Madrid, del 1.506.588 de personas entre 50 y 69 años, apenas 75.000 están cubiertas por un programa de cribado que, a día de hoy, se encuentra parado temporalmente al igual que en Extremadura. Por lo tanto, madrileños, andaluces y extremeños tienen más riesgo de morir por cáncer de colon que vascos y valencianos.

Pero la inequidad, esta injusticia entre zonas geográficas españolas, se extiende a otras CC. AA. donde tampoco se ha alcanzado el 100% de la cobertura de la población de riesgo. Así las cosas, en España el riesgo de morir por una enfermedad que se podría curar en un 90% si se detectase a tiempo, depende del lugar de residencia.

Mención aparte merecen los territorios que dependen del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, los territorios del INGESA (Instituto Nacional de Gestión Sanitaria) que gestiona las prestaciones sanitarias de las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, en los que ni tan siquiera se ha iniciado un programa que cubra a la población de riesgo.

Tanto el País Vasco como la Comunidad Valenciana han alcanzado el 100% de cobertura ya que llevan desde el año 2008 desarrollando los programas de cribado entre la población de riesgo. El Consejero de Sanidad del Gobierno Vasco, Jon Darpón, confirma que el 71% de la población participa en el programa de cribado y que «gracias a este programa se ha podido adelantar mucho en detección precoz tanto de las lesiones premalignas como de los cánceres invasivos». Según el Consejero «el balance de estos años es muy positivo».

Tumores con mayor incidencia

El cáncer colorrectal (CCR) es una enfermedad tumoral que se ocasiona en el intestino grueso y el recto. Es el tumor maligno de mayor incidencia en España, con cifras entre 28.500 y 33.800 nuevos casos cada año, en ambos sexos. Supone el 10-15% de incidencia de todos los tumores. Aproximadamente 20.000 casos nuevos en hombres y 14.000 en mujeres. Este tumor afectará a 1 de cada 20 hombres y a 1 de cada 30 mujeres antes de cumplir los 74 años. Fallecen casi 15.000 personas a causa de este tumor.

En España la supervivencia a los 5 años se sitúa en este momento dentro de la media de los países europeos, 49,5% para cáncer de colon y 43% para cáncer de recto. El principal factor de riesgo para el desarrollo de CCR es la edad, más del 90% de los casos son diagnosticados a personas mayores de 50 años. Entre el 20% y el 30% de los CCR se dan en familiares de primer grado de un enfermo.

El 70%-75% de los casos se dan en personas sin ningún riesgo médico, por lo que se considera por tanto población de riesgo medio a las personas de más de 50 años sin antecedentes familiares ni enfermedades predisponentes. Y de alto riesgo a las personas con historia familiar de CCR o con enfermedad inflamatoria intestinal.