El Papa Franciso, durante el encuentro con millares de fieles para el rezo del Ángelus
El Papa Franciso, durante el encuentro con millares de fieles para el rezo del Ángelus - AFP

El Papa invita a los jóvenes a descargar la aplicación «Click To Pray» y rezar por su viaje a Panamá

«Hoy tengo dos dolores en el corazón: Colombia y el Mediterráneo», confiesa

Corresponsal en el Vaticano Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Papa Francisco ha invitado este domingo a los jóvenes de todo el mundo “a descargar la aplicación ‘Click to Pray’”, que ha presentado como “la plataforma oficial de la Red Mundial de la Oración por el Papa”. Durante el encuentro con millares de fieles para el rezo del Ángelus, él mismo clicó en una tableta para publicar una intención de plegaria.

Acompañado del padre Frédéric Fornos, director de esa Red Mundial, Francisco ha añadido que “publicaré en ‘Click to Pray’ las intenciones y las peticiones de plegarias por la misión de la Iglesia”.

Al mismo tiempo, ha pedido específicamente a los jóvenes a “continuar rezando conmigo el Rosario por la paz, especialmente durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá”, a donde viajará este miércoles para tomar parte en el encuentro con un cuarto de millón de jóvenes, en su gran mayoría americanos, hasta el próximo domingo”.

Aparte de indicar la App a los jóvenes, el Papa ha invitado a todos los fieles católicos a rezar por la Jornada Mundial de la Juventud, “un acontecimiento muy hermoso e importante en el camino de la Iglesia”.

Dolores en el corazón

En contraste con su ilusión respecto a la cita de Panamá, Francisco ha revelado que “hoy tengo dos dolores en el corazón, Colombia y el Mediterráneo”.

Respecto a Colombia, se ha referido al “ grave ataque terrorista del pasado jueves contra la Academia Nacional de la Policía” de Bogotá, cometido por el ELN, que ha causado 21 muertos y más de sesenta heridos.

El Papa ha añadido que piensa también en “las 170 víctimas de un naufragio en el Mediterráneo”. Eran inmigrantes y refugiados que “buscaban un futuro para sus vidas”, y han sido “víctimas quizá de traficantes de seres humanos”.

En tono serio, Francisco ha pedido: “Recemos por ellos y por quienes tienen la responsabilidad de lo que ha sucedido”.

Durante el encuentro dominical, el Santo Padre ha dirigido un saludo “a los grupos parroquiales de Barcelona” y a “los alumnos y profesores de Badajoz, España”, que estallaron en sendos aplausos, igual que los jóvenes polacos que hacían etapa en Roma camino de Panamá.