Sully, postrado ante el féretro del ex presidente Bush
Sully, postrado ante el féretro del ex presidente Bush - REUTERS

Los otros «Sully», los perros adiestrados para cuidar

La imagen del perro de asistencia que acompañó al ex presidente George Bush en sus últimos meses y no se separó de él ni en su último adiós ha dado la vuelta al mundo

MADRIDActualizado:

Sully, llegó a la vida de George Bush padre para proporcionarle apoyo en su día a día. La imagen de ver a este simpático labrador acompañando sin separarse de la silla de ruedas al ex presidente norteamericano a votar en los pasados comicios fue una imagen que despertó la atención. Este perro llegó a su vida tras ser entrenado por VetDogs, una organización que prepara a estos animales para ayudar, entre otros, a veteranos del ejército. Ahora, tras el fallecimiento de su compañero durante los últimos meses, al perro se le reasignará un nuevo hogar en el que continuar con su misión.

En España también se les entrena para apoyar a enfermos, tanto adultos como niños. Purina, una de las marcas más conocidas en nuestro país en alimentación de mascotas, apoya la investigación sobre este tipo de terapias que con el tiempo han conseguido demostrar su gran efectividad.

Desde el año 2009, el Hospital Materno-Infantil de Sant Joan de Déu de Barcelona es el primer hospital nacional que aplica las TAA (Terapia Asistida con Animales) con fines terapéuticos. Las intervenciones asistidas con perros a nivel hospitalario están diseñadas para que los terapeutas referentes de cada paciente puedan, mediante la interacción con el perro de terapia, trabajar aspectos psíquicos, físicos o sociales de la persona y así mejorar su calidad de vida.

La unidad de intervenciones asistidas con animales está integrada por profesionales del centro que trabajan conjuntamente con los adiestradores y los canes de CTAC. Todo con un objetivo terapéutico común: facilitar la recuperación de los niños ingresados y mejorar su estado anímico. Por ejemplo, mediante las intervenciones asistidas con animales se motiva a los pequeños cuando han sido sometidos a una intervención de escoliosis a hacer la rehabilitación de una manera más motivadora porque al peinar o dar de comer al animal hacen los ejercicios que necesitan.

Asimismo, las intervenciones también se realizan en la sala de fisioterapia y rehabilitación; la unidad de psiquiatría así como las urgencias pediátricas para, con su presencia, tranquilizar y distraer a los niños en los momentos críticos –como por ejemplo cuando se les ha de colocar una vía- y recorren las salas de espera de consultas externas para interaccionar con las familias y niños, y hacerles más corta y distraída la espera.

Así se adiestran

Los perros de asistencia son canes preparados para ayudar a las personas a superar las limitaciones propiciadas por la discapacidad y por las barreras de su entorno. «No es imprescindible que los perros de asistencia sean de una raza determinada. Lo único que se requiere es que sean dóciles, afectuosos y que tengan un carácter apacible y sociable al tener estos que relacionarse con el mundo que les rodea. Los perros están en casas de acogida en las que aprenden a adaptarse a todo tipo de ambientes. A todos estos ejemplares se les reconoce por su característico peto que le da acceso a todos los espacios públicos y privados»,asegura Sonia Saez veterinaria de Purina.

A la hora de hablar de razas los más empleados son los Golden Retriever y el Labrador; pero también están los Pastores belgas malinois y los Alaskan Malamute. El proceso de adiestramiento para estos perros tan especiales suele ser largo (mínimo entre ocho y diez meses), aunque según algunos casos puede prolongarse hasta dos años.

Seleccionados desde cachorros

Son seleccionados desde cachorros. Hay casos en los que se intenta educar -si el solicitante tiene perro- a este en esas labores. A la hora de echar una pata también existen algunas asociaciones que trabajan con perros abandonados o protectoras si estos reúnen los requisitos para desarrollar esta misión.

Su adiestramiento para todos ellos es como un juego -nunca se les castiga- y consiste en enseñar a la mascota a realizar tareas que ayuden a su futuro dueño en su día a día. Recoger cosas, abrir y cerra puertas, tocar timbres, apagar o encender luces, abrir cajones e incluso a quitarse la ropa y los zapatos. También son educados en la misión de proteger a su compañero, pedir ayuda, tirar de la silla de ruedas en distancias cortas.

Entre las asociaciones dedicadas a la educación de perros de asistencia y perros de terapia en España destacan: Bocalán, AEPA, Acavall.