Uno de los voluntarios de la última campaña para llevar ropa de abrigo a las personas que viven en la calle
Uno de los voluntarios de la última campaña para llevar ropa de abrigo a las personas que viven en la calle - ABC

Nueve horas para abrigar a más de mil personas sin hogar

Cientos de voluntarios «exprés» reunieron más de cien mil euros para desfavorecidos

MadridActualizado:

Todo empezó con un correo electrónico hace ocho años. Una ola de frío llevó a Miguel Navarro-Rubio, un joven madrileño, a plantearse cómo iban a sobrevivir las personas sin hogar a ese temporal. Decidió mandar un mensaje a sus conocidos más cercanos, alrededor de 40, y les pidió dinero para comprar material de abrigo y repartirlo entre los «sin techo» por varios puntos de Madrid. Lo bautizó como «voluntariado exprés», pues los requisitos eran dos: aportar un mínimosr de 15 euros y hacerlo en ese mismo día. A medida que la gente iba donando, le mandaban capturas de pantalla con la cantidad, que él iba sumando para calcular el total.

Con el cálculo de todo el dinero recaudado, se fue con su mujer y dos amigos a una tienda Decathlon a comprar sacos de dormir, botas, guantes, gorros, calcetines y forros. Después, se recorrieron Madrid y repartieron todo el material entre las personas sin hogar que estaban durmiendo en las calles a temperaturas bajo cero. Esa noche, decenas de «sin techo» recibieron ropa de abrigo que les ayudó a sobrellevar la situación.

Cuarenta mil personas sin hogar

La iniciativa ha ido ganando adeptos desde entonces. «El objetivo va más allá. Es intentar concienciar de que en España tenemos un problema real con las personas sin hogar. Solo en Madrid, este invierno murieron cuatro o cinco personas por el frío», explica Navarro-Rubio. Según los datos de Cáritas, hay alrededor de 40.000 personas en todo el país que no tienen un techo donde dormir.

Cada año, ya como una costumbre, este «voluntariado exprés» se lleva a cabo el último viernes de noviembre. Con ayuda de la asociación Bokatas, un proyecto dedicado a ayudar y acompañar a las personas sin hogar, se asignan rutas por varias ciudades de España para comprar y repartir el material entre los «sin techo». El pasado 30 de noviembre, se logró abrigar a 1.365 personas que dormían en las calles de 28 ciudades españolas. En solo nueve horas, el boca a boca y la ayuda de iHelp, una plataforma de crowdfunding solidario, consiguió recolectar 116.025 euros.

De todas las edades

Cada ruta de reparto estuvo liderada por un voluntario de Bokatas que acompaña semanalmente a personas sin techo. Ignacio Montero, un joven abogado de Madrid, es uno de ellos. Es el segundo año que participa en esa iniciativa. «En Bokatas somos casi todos jóvenes, estudiantes o personas que están empezando a trabajar. Aunque esa noche viene gente de todas las edades, desde niños pequeños hasta gente más mayor», explica.

Esta iniciativa, dice, ayuda a concienciar a personas que no suelen hacer actividades de voluntariado sobre la importancia que tiene este en la vida de otros: «A lo mejor es la única experiencia que tiene una persona para darse cuenta de que hay gente sin hogar muriéndose de frío a dos metros de su portal».

La mayor satisfacción, asegura este joven, llega cuando, semanas después y como parte de su voluntariado en Bokatas, vuelve a visitar a las personas sin hogar a las que se les ha proporcionado el material y ve cómo lo siguen guardando para hacer frente al frío. «Al final ves que el voluntariado tiene un sentido y que consigue sus objetivos», explica.