Vivienda donde jugaba la menor. Abajo, a la derecha, oreja de la menor tras el ataque
Vivienda donde jugaba la menor. Abajo, a la derecha, oreja de la menor tras el ataque - D.S. (EL COMERCIO)

Una niña de cinco años pierde una oreja tras ser atacada por un perro en Valdés (Asturias)

«El animal se le tiró al cuello y le atravesó el cráneo con los colmillos. Si su abuela y yo no llegamos a estar delante, la mata», asegura la madre

AsturiasActualizado:

Nuevo ataque de un perro a una persona. En este caso la víctima ha sido una niña de cinco años que ha perdido la oreja derecha tras el brutal suceso. Todo ocurrió el pasado 21 de febrero en la localidad valdesana de Barcia. La pequeña se encontraba jugando al balón a las puertas de su casa, mientras su madre y su abuela conversaban con una vecina que llevaba a su mascota, un labrador, atado con una correa. En un momento dado, el perro, «sin ladrar ni gruñir, pegó un tirón y se abalanzó sobre la niña», explica la madre de la menor, quien con ayuda de la abuela lograron quitarle al animal de encima. «Si no llegamos a estar delante, la mata», añade recordando aquel fatídico día. Lo cuenta El Comercio.

«Se le tiró al cuello», relata la progenitora. La pequeña apenas pudo reaccionar, pero trató de cubrirse la cabeza con sus brazos para protegerse. El animal «le mordió parte la oreja derecha y le atravesó el cráneo con sus colmillos», provocándole graves heridas. Según ha indicado la familia a EL COMERCIO, fue trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde se le practicaron varias pruebas «para comprobar que no tuviese dañado el cerebro» y posteriormente fue intervenida «para quitarle el resto de la oreja por necrosis». Permaneció hospitalizada hasta tres semanas, tiempo en el que la dueña del labrador «se paseaba con el perro por el pueblo», critica la madre de la pequeña, que procedió a interponer la correspondiente denuncia. «Pudo haber mordido a alguien más», insiste lamentando que la propietaria del can no tomase medidas inmediatas tras el atroz ataque.

[Sigue leyendo en El Comercio]