Una de las manifestaciones que tuvo lugar el día 9 de agosto, un día después del rechazo a la ley
Una de las manifestaciones que tuvo lugar el día 9 de agosto, un día después del rechazo a la ley - REUTERS

Muere la segunda mujer en tres días al someterse a un aborto clandestino en Argentina

Se trata de la segunda persona que fallece en el país suramericano tras el rechazo de la despenalización del aborto

Actualizado:

Un nombre más en la lista de muertes después de someterse a un aborto clandestino. Una de tantas en la historia de Argentina y la segunda desde que el pasado 8 de agosto se rechazase la despenalización del aborto. Hace unos días murió la primera mujer después de que el Senado argentino dijera «no» con 38 votos en contra frente a 31. Intentó desprenderse del feto con un perejil, provocándole una infección mortal que derivó en un «shock séptico» que dejó a la afectada sin posibilidades de sobrevivir.

Tres días más tarde, con una nueva víctima, vuelve a resonar el debate del aborto en el país y a plantearse cuánto de necesario es cambiar la legislación, a pesar de que hasta el 1 de marzo de 2019 el Congreso no pueda volver a discutir la propuesta.

La segunda mujer fallecida por intentar realizarse un aborto tenía 30 años. Al igual que la primera, también ha dejado huérfanos a niños, en este caso a cuatro.

Ha ocurrido en la localidad de Pilar, donde tras la llegada de la mujer al hospital San Sanguinetti de Pilar con síntomas de dolor abdominal y una elevada fiebre, se le realizó el diagnóstico que concluía en: aborto incompleto.

A pesar de que se realizó correctamente el protocolo impuesto para este tipo de casos y se le trató con antibióticos, el equipo sanitario no pudo hacer nada por salvar su vida cuando empeoró. Murió a las pocas horas de llegar al hospital.

Se desconoce cómo se produjo el aborto y qué medio se utilizó, ya que la víctima no quiso hablar. Descartaron tras una primera intervención el uso de perejil, porque no había ningún resto en el útero, el cual tampoco estaba perforado. La teoría que se sostiene es que se introdujo un «objeto extraño» que acabó provocando su muerte.

Fue el director del hospital, Esteban Sieling, el encargado de comunicar el fallecimiento a través de una radio local. No pudo dar ningún dato exacto porque lo único que se sabe es que hace unos días «expulsó algo de su cuerpo y desde entonces estaba mal, y llena de miedo», según cuenta la hermana de la fallecida al diario «Clarín».