La ministra de Educación, Isabel Celaá, con el diputado del PP, Juan José Cortés
La ministra de Educación, Isabel Celaá, con el diputado del PP, Juan José Cortés - EFE

La Ley Celaá incluirá la historia del pueblo gitano en el currículo obligatorio

Seis de cada diez niños gitanos abandonan los estudios antes de terminar la secundaria obligatoria

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, ha anunciado este jueves que la futura ley educativa desarrollará un currículo escolar que incluirá la historia del pueblo gitano como contenido obligatorio para superar así los estereotipos contra esta etnia y lograr la inclusión plena de sus alumnos.

«Por primera vez, el sistema educativo incluirá en el currículo como contenido obligatorio la historia del pueblo gitano, un currículo que desarrollaremos una vez se apruebe la futura ley de educación», enfatizó Celaá en la presentación de la campaña «El pupitre gitano» lanzada por la Fundación Secretariado Gitano, informa Efe.

Se trata de una demanda histórica de este colectivo, que ya logró que su antecesor, Íñigo Méndez de Vigo, se comprometiera a satisfacerla y que el Congreso le diera su respaldo unánime en 2017, pero hasta la fecha solo se incluye en las escuelas de Castilla y León.

Para Celaá, ha llegado el momento de que «el alumnado gitano se sienta incluido y acogido en la escuela y tenga reconocido su propio grupo de referencia» porque «la cultura es la entidad» de este pueblo, que sigue sometido a los estereotipos y estigmas.

Y es que 6 de cada 10 niños gitanos abandonan los estudios antes de terminar la secundaria obligatoria, frente a los dos de cada diez del resto de la población, ha denunciado la portavoz de la Fundación, Mayte Suárez.

Plan de choque

Además, solo el 17% de los gitanos tienen estudios de secundaria obligatoria o superiores, un porcentaje que alcanza el 77% en el conjunto de la población; la brecha se reproduce en los estudios superiores, con cifras del 3 % en el caso de las chicas gitanas y el 5 % en los chicos frente al 50 % del resto.

Suárez ha reconocido «cierto avance», aunque «lento»: en 2005 solo el 6,4 % de los gitanos habían alcanzado la educación secundaria, en 2011 se llegó al 10 % y en 2018 al 17%.

Por todo ello, ha exigido un plan de choque contra el fracaso escolar entre estos alumnos, que cada día tienen que superar barreras como la segregación, la falta de referentes o las escasas expectativas.