Clare Bronfman, en el centro, a su llegada a la corte federal de Brooklyn junto a sus abogados
Clare Bronfman, en el centro, a su llegada a la corte federal de Brooklyn junto a sus abogados - REUTERS

La heredera de los licores Seagram que «patrocinó» una secta de esclavas sexuales se reconoce culpable

La millonaria Clare Bronfman, arrestada en 2018, dice sentirse arrepentida, aunque queda probado que destinó 100 millones de dólares de su herencia a la comunidad de los Nxivm

Nueva YorkActualizado:

Clare Bronfman, la rica heredera estadounidense del imperio de la empresa de licores Seagram, creado por su padre, se reconoció culpable de los dos cargos que se le imputaban desde 2018, cuando se la acusó de financiar la presunta secta de esclavas sexuales Nxivm. Los cargos son conspiración para ocultar y albergar inmigrantes indocumentados con fines de lucro, y falsificación de identidad.

La millonaria de 40 años fue acusada de usar más de 100 millones de dólares para financiar la que se suponía era una organización de autoayuda que operaba en Estados Unidos, Canadá, México y Guatemala. Bronfman es una de las seis personas que se enfrentan a acusaciones en cortes estadounidenses por su relación con Nxivm, a la que las autoridades investigan por creer que se trata de una red de tráfico sexual disfrazada.

Hasta el momento, cinco de ellas se han declarado culpables de los cargos en su contra. Solo un acusado, el presunto líder del culto Keith Raniere, está pendiente de juicio, que va a tener lugar el próximo mes de mayo.

Al admitir su culpabilidad frente a una corte de Brooklyn (Nueva York, EE.UU.), la estadounidense dijo sentirse «sinceramente arrepentida». «Quería hacer el bien en el mundo y ayudar a la gente», dijo y así lo recogen los periódicos locales. «Sin embargo, he cometido errores». Bronfman, que será sentenciada el 25 de julio, se enfrenta a una pena de hasta 25 años de prisión.

«Supervisó un sistema de esclavas y maestro»

Nxivm es un grupo con sede en Nueva York que comenzó en 1998 como un programa de autoayuda y según su página web ha trabajado con más de 16.000 personas. Una de ellas es la actriz Allison Mack, conocida por la serie de televisión Smallville, quien a principios de abril se declaró responsable de haber reclutado a mujeres asegurándoles que se unirían a un grupo femenino de orientación. Nxivm se describe como una «comunidad guiada por principios humanitarios que busca capacitar a las personas y responder preguntas importantes sobre lo que significa ser humano». No obstante, el fiscal del juicio considera que Raniere, el supuesto líder de la secta Nxivm, supervisó un sistema de «esclavas y maestro» dentro del grupo.

Era usual que las mujeres mantuvieran relaciones sexuales con él y que fueran marcadas a fuego con sus iniciales, según revelaron antiguos miembros. Raniere niega las acusaciones en su contra y alega que las relaciones que mantuvo con esas mujeres fueron consentidas. El grupo cuenta con un esquema piramidal, en el cual los miembros deben pagar miles de dólares para crecer dentro de la organización a través de diferentes cursos.

Denuncia periodística

Fue tras la publicación en el diario The New York Times en 2017 de una serie de testimonios de mujeres que habían abandonado el grupo, que las autoridades federales iniciaron una investigación en la que entrevistaron a «testigos y víctimas». Tras ese trabajo de investigación, Nxivm suspendió las inscripciones y sus actividades habituales debido a las «circunstancias extraordinarias que enfrenta la empresa en este momento», explicita en su página web.

Bronfman es hija del fallecido empresario canadiense Edgar Bronfman, cuyo patrimonio neto se calcula en alrededor de 2.600 millones de dólares. La estadounidense, que pertenecía a la junta ejecutiva de Nxivm, fue arrestada en 2018 bajo cargos de conspiración para delinquir.