Los cuadros de exclusión de los empleos públicos evitan que millones de personas puedan opositar
Los cuadros de exclusión de los empleos públicos evitan que millones de personas puedan opositar - Ernesto Agudo

Diez millones de personas son discriminadas en el ámbito laboral por enfermedad

Distintas asociaciones se han unido bajo el lema de «discriminación por la salud» para luchar por los derechos de sus pacientes

Actualizado:

En pleno siglo XXI aún siguen existiendo personas que ven incapaces a aquellos que no están en su plena condición física. Una sociedad que juzga por circunstancias ajenas a la voluntad personal, ya que nadie decide o elige tener una determinada enfermedad. Esto es lo que ha movido a un grupo de asociaciones a unirse bajo el lema «Discriminación por la salud». Reivindican la necesidad de adaptar la mentalidad hasta nuestros días para impedir que continúe la falta de sensibilidad a la hora de excluir a aquellas personas afectadas de los procesos de selección de distintos empleos públicos, tan solo por sufrir enfermedades, las cuales está demostrado que no suponen un riesgo para el correcto desempeño de las actividades laborales.

Los cuadros de exclusión originados en los años ochenta limitan la entrada a cuerpos nacionales de policía, infantería, ejércitos y un sin fin más de cargos públicos a aquellas personas que padezcan enfermedades como el sida, la diabetes o la psoriasis.

Una alianza de la Coordinadora Estatal de VIH y sida (Cesida), la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (Face), la Federación Española de Diabetes (Fede), la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (Felgbt), y las asociaciones Trabajando en Positivo y Acción Psoriasis, ha hecho posible que envíen una solicitud expresa a Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública, para que revise y cambie los cuadros médicos a la hora de acceder a los empleos.

Reclaman que los enfermos tienen «la capacidad para realizar las funciones inherentes a estos puestos de trabajo» y que el problema radica en la falta de aceptación por parte del Ministerio de Defensa al no entender que los nuevos avances científicos no han llegado solos, sino con la promesa de darle a los pacientes que padecen las enfermedades mencionadas anteriormente, una vida normal en la que no se sientan ni discriminados, ni mucho menos inferiores.

ABC se ha puesto en contacto con las organizaciones que participan en la petición formal de cambio, para entender los motivos que le han llevado a actuar de esta determinada manera, aunque éstos han asegurado que si siguen sin notar reciprocidad «irán por la vía judicial» como último recurso.

Desde el Ministerio de Defensa o las Fuerzas Armadas han declinado cualquier tipo de declaración.

Representantes de enfermos con VIH

Ramón Espacio es el presidente de Cesida, una organización que defiende la libre integración de un individuo con VIH en el ámbito laboral. Ni es la primera vez que se manifiestan en este ámbito, ni esa queja proporcionada a la ministra ha sido impulsada por el cambio de Gobierno, «aunque sí que lo ven como una oportunidad», reconoce Espacio. Anteriormente ya se habían reunido con el Partido Popular y habían conseguido que se comprometieran con ellos para apoyar un cambio en los cuadros de exclusión. Un cambio que nunca llegó. Reconoce que «tienen los apoyos políticos y el aval de la sanidad que asegura que desde hace muchos años una persona infectada, siguiendo el tratamiento adecuado, no tiene ningún tipo de riesgo de contagio» por lo que no hay ningún motivo aparente para la exclusión. Su objetivo es conseguir también «un apoyo social» porque «están desesperados» al no ver luz a su problema. Piden un llamamiento a la cordura, ya que han pasado treinta años y durante durante este periodo ha dado tiempo a mejorar la calidad de vida de los enfermos. Aun así, en el ámbito político no se ha tomado ninguna iniciativa para cambiar las prohibiciones a la hora de optar a esos puestos.

Junto con Juan Diego Ramos, coordinador de VIH en Felgbt, que declara que «sigue habiendo discriminación social a los enfermos con esta dolencia y que el problema debe cortarse de raíz», la asociación Trabajando en Positivo busca anular ese impedimento a los pacientes para que tengan una vida plena y en ningún caso limitada.

Representantes de enfermos con diabetes

«Las personas con diabetes no sufren ningún tipo de riesgo». Es la primera idea que quiso dejar clara Andoni Lorenzo, presidente de Fede. Reclama la poca sensibilidad de los políticos que, de «una manera inhumana», permiten que jóvenes con dos carreras no puedan ni «rellenar la hoja de solicitud». Aclara que cambiar el cuadro de exclusión «no supone ningún gasto adicional para el Gobierno, ni para los Presupuestos Generales».

Desde 1988 la diabetes no es motivo de exclusión laboral. Hay deportistas de elite que sufren esta enfermedad y aún así son reconocidos mundialmente por su trabajo. Lorenzo asegura que «se encuentran en un callejón sin salida y que lo único que piden es una solución para este problema que afecta a más de 10.000.000 de españoles», ya que desgraciadamente «los medios sanitarios han avanzado pero las leyes no».

Representantes de enfermos con psoriasis

Desde la asociación Acción Psoriasis, asumen que aunque «llevan muchos años intentándolo», pues hay una realidad existente de pacientes que no pueden entrar en estas posiciones, esperan que «el cambio de Gobierno sea una oportunidad para poder hacer una revisión de lo que ocurre actualmente».