Vivienda en la que fue hallado el cuerpo sin vida de Gloria Francisca
Vivienda en la que fue hallado el cuerpo sin vida de Gloria Francisca - EFE

Detienen en Bruselas al hijo de la mujer asesinada hace diez días en su casa de Palma

La Policía ha arrestado también a la novia del menor, ya que ambos serían los principales sospechosos del crimen

Palma de MallorcaActualizado:

La Policía ha detenido en Bruselas al hijo menor de la mujer asesinada hace diez días en su casa de Palma. Asimismo, ha sido arrestada también en la capital belga la novia del joven. Ambos menores, de 16 y 17 años de edad respectivamente, habían huido juntos de Mallorca horas antes del hallazgo del cadáver de la mujer, Gloria Francisca Zavala, de origen ecuatoriano y 53 años de edad.

Según han informado fuentes oficiales de la Policía Nacional, las dos detenciones se han producido en la mañana de este martes por parte de la Policía Nacional, con la colaboración de la Policía belga. Los arrestos han tenido lugar tras haberse emitido previamente una orden europea de detención. A partir de ahora está previsto que se inicien los trámites para proceder a la extradición de ambos sospechosos.

Los dos principales sospechosos del crimen se encontraban en paradero desconocido desde la mañana del pasado martes, si bien casi desde el primer momento se sospechó que podrían haber huido al extranjero, en concreto a Francia o a Bélgica. El cuerpo sin vida de Gloria Francisca fue hallado unas horas después de esa huida, en su propia casa, en la medianoche del mismo martes.

Cabe recordar que la mujer residía desde hacía unos dos años en la planta baja situada en el número 278A de la carretera militar de Palma. Junto a ella vivían su hijo menor y un compañero de piso. Dicho compañero había pasado unos días en Madrid hace dos semanas. Al regresar el martes por la noche a la vivienda, percibió un fuerte olor, buscó su posible origen, descubrió el cadáver y avisó a la Policía.

Investigación en marcha

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación desde el primer momento. Las primeras hipótesis sobre el suceso apuntaban ya a un crimen, pues el cuerpo sin vida de Gloria Francisca presentaba signos de violencia.

El cadáver fue encontrado en un arcón ubicado en el garaje de la finca, envuelto en dos bolsas de plástico. Con posterioridad, el cuerpo de la mujer fue trasladado hasta el Instituto de Medicina Legal de Palma. La autopsia que se le practicó confirmó que efectivamente se trató de una muerte violenta, si bien tuvieron que hacerse más pruebas para determinar las causas exactas del fallecimiento.

Desde hacía unos quince años, Gloria Francisca trabajaba como limpiadora en un parque acuático ubicado en la zona turística de S'Arenal. Sus compañeros la definieron días atrás como una persona muy responsable, atenta y servicial. El lunes de la pasada semana, la mujer no había acudido a su lugar de trabajo. A raíz de esa ausencia imprevista e inesperada, el mismo lunes sus compañeros del parque acuático decidieron avisar de su desaparición. Un día después, a primera hora, el hijo menor —de quien luego se sospechó— y su madrina acudieron a la Policía a presentar una denuncia. La Asociación «sosdesaparecidos» también alertó el martes de la desaparición.

Por su parte, una vecina de Gloria Francisca explicó días atrás a varios medios que el fin de semana en el que tuvo lugar la desaparición de Gloria Francisca habría escuchado diversos ruidos y golpes muy fuertes en la casa de la mujer, si bien en aquel momento no le dio mayor importancia a ese hecho. Por otro lado, algunos allegados habrían comentado a la Policía que desde hacía tiempo existía una mala relación entre la víctima y la actual novia de su hijo. Otra circunstancia que se investigó fue el motivo por el que el hijo de Gloria Francisca habría decidido colocar hace dos semanas un candado en la puerta de acceso al garaje en donde fue encontrado el cadáver de su madre.