Varios manifestantes en contra del aborto, a las puertas del Congreso en Argentina
Varios manifestantes en contra del aborto, a las puertas del Congreso en Argentina - EFE

¿Cuál es la actual ley del aborto en Argentina?

Desde 1921, la legislación argentina recoge dos excepciones en las que se permite a las mujeres interrumpir voluntariamente el embarazo

Actualizado:

El Senado argentino ha dicho este jueves «no» a la ampliación de los supuestos en los que se puede abortar. Con 38 votos en contra y 31 a favor, los senadores se han posicionado en contra de despenalizar totalmente esta práctica, aunque la actual legislación recoge unos supuestos en los que sí se permite la interrupción del embarazo.

En concreto, la actual regulación que hay data de 1921. Hasta ese momento, la interrupción del embarazo era una práctica totalmente ilegal, castigada con cárcel. Ese año se aprobaron una serie de excepciones para los casos de aborto: si el embarazo se produce a raíz de una violación o si con él se pone en riesgo la salud de la madre.

Pero la pena de cárcel continúa existiendo para las interrupciones del embarazo que no se enmarquen en estas excepciones. Así, el Código Penal argentino recoge que «la mujer que causare su propio aborto o consintiere que otro se lo causare» será castigada con una pena de uno a cuatro años de cárcel.

La opinión pública argentina ha estado completamente dividida en los últimos meses como consecuencia de este debate. Por una parte se encuentran quienes estaban a favor de regular completamente la práctica (quienes se han manifestado con pañuelos de color verde) y por otra, los que no están a favor de la interrupción voluntaria del embarazo (que han escogido el color celeste).

Tras conocerse la decisión del Senado, los manifestantes a favor del aborto han mostrado su decepción, mientras que aquellos que no están de acuerdo han manifestado su satisfacción con la medida: «Es una alegría que nuestra sociedad pueda estar basada en un principio tan importante como es la defensa del más indefenso, el niño, y de todas las personas», decía a Efe una de las defensoras de la vida que se concentraba a las puertas del Congreso en Buenos Aires.