Cartel reivindicativo en un colegio catalán
Cartel reivindicativo en un colegio catalán - INÉS BAUCELLS

Ciudadanos pide la reprobación de Celaá por permitir el adoctrinamiento en las aulas de Cataluña y Baleares

El partido de Albert Rivera ha presentado una PNL en el Congreso en la que ha acusado al Gobierno de permitir «la más grave lesión a los derechos y libertades de los ciudadanos en el ámbito del sistema educativa» no solo en Cataluña sino también en Baleares

MADRIDActualizado:

Ciudadanos ha acusado a la ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, de permitir el adoctrinamiento, la exhibición de símbolos independentistas, irregularidades históricas en los libros de texto e, incluso, la discriminación y acoso a hijos de guardias civiles en las escuelas catalanas. Por ello, ha presentado una Proposición no de Ley (PNL) en el Congreso pidiendo la reprobación de la ministra «por su inactividad en el cumplimiento de sus responsabilidades constitucionales y legales» y han instado al Gobierno a adoptar medidas «para garantizar el cumplimiento de los derechos y libertades fundamentales de todos los ciudadanos».

El partido de Albert Rivera ha acusado al Gobierno de permitir «la más grave lesión a los derechos y libertades de los ciudadanos en el ámbito del sistema educativa» no solo en Cataluña sino también en Baleares. En la PNL señalan que Celaá no cumple con el artículo 150 de la LOE (precisamente aprobada por los socialistas en 2006) que le encomienda a la Alta Inspección Educativa (cuyas competencias tiene el Estado) «garantizar la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos y deberes en materia de educación, así como sus derechos lingüísticos». El artículo 149 de esta ley recuerda que es el Estado quien debe responder por el cumplimiento de un derecho que está consagrado en la Constitución en su artículo 27: «Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza».

La portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Marta Martín,aseguró que presentaron esta PNL por haberse cansado de la inacción del Gobierno, que consideran «grave». «Llevamos desde julio poniendo en conocimiento lo que estaba pasando y lo que nos han dicho es que "no procede" o no ha habido respuestas; nos parece muy grave que a un Defensor del Pueblo de Baleares le negaran la información y a otro de Valencia se la hayan obstaculizado cuando hacían requerimientos sobre los proyectos lingüísticos de los centros, nos hemos cansado».

Aparte de referirse en la PNL a varias «ilegalidades que han roto con la neutralidad ideológica y política» en Cataluña y Baleares, Ciudadanos ha querido hacer hincapié en el adoctrinamiento y, en este sentido, las críticas también se las ha llevado el predecesor de Celaá, el popular Íñigo Méndez de Vigo por considerar que también sabía de lo ocurrido en ambas comunidades.

El Gobierno respondió rápidamente a la PNL a través de un comunicado en el que han señalado que las acusaciones sirven a «a los intereses del extremismo más populista y demagógico en detrimento de la verdad y de las reglas éticas del parlamentarismo». Además, han indicado que instar al Gobierno a cumplir con sus responsabilidades constitucionales y legales «supone no solo un ataque político exagerado e hiperbólico sino un acto de propaganda antidemocrática». Respecto a la comisión de ilegalidades en las escuelas de Cataluña y Baleares a las que alude el partido de Rivera la han calificado de una acusación «falsa y muy grave».

Por otro lado, han criticado que la PNL hace referencia a «un estudio sobre libros de texto encargado por el anterior ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, que contenía conclusiones contradictorias y carentes de rigor y que el propio ministro decidió no hacer público».

«Notables elementos de carga ideológica»

Este estudio, que denunciaba el adoctrinamiento en Cataluña en la ESO, Primaria y Bachillerato, generó polémica al saberse de su existencia el pasado mes de septiembre ya que el Gobierno, antes de decidir no hacerlo públicos por su supuesta falta de rigor, dijo, en un primer momento, que no los encontraba porque el anterior Ejecutivo no se los había entregado «ni hablado de su existencia».

Ciudadanos también condenó a Celaá por no actuar ante otro informe elaborado por un docente de Baleares que «parece demostrar» que un libro de lengua catalana y literatura de 1º de Bachillerato «contenía notables elementos de carga ideológica». En ese sentido, Educación se defendió diciendo que el texto de Baleares «fue ya informado por la Inspección Educativa de la Consejería de Educación de Baleares, -que cuenta con las competencias en esta materia- y que concluyó que “se adecúa al currículo”».

El Gobierno ha criticado, incluso, los principios de Ciudadanos en su comunicado. «Su deriva hacia planteamientos fundamentalistas en el ámbito educativo, los aleja del debate razonado y argumentado, que es la columna vertebral de toda democracia, con sus consensos y discrepancias dialogadas de forma civilizada y bajo el principio de la realidad». Martín ha considerado «inaudito» que el Gobierno «use un canal oficial para hacer oposición a la oposición, decirnos qué PNL podemos o no podemos hacer, y que se permitan el lujo de cuestionar lo principios de un partido que no es el suyo».