Un socorrista vigila la playa de la Malvarrosa de Valencia
Un socorrista vigila la playa de la Malvarrosa de Valencia - EFE

La cifra de ahogamientos de este julio ha sido la peor de los últimos cinco años en España

La falta de vigilancia está detrás del 77% de los casos, según un informe la Real Federación Española de Salvamento

MadridActualizado:

Solo en julio de 2019 se produjeron 95 ahogamientos en los espacios acuáticos españoles. Tres bañistas perdieron la vida cada día de este mes. Uno cada ocho horas. Es la misma cifra que en 2017, el año que más muertes ha habido por esta causa desde que la Real Federación Española de Salvamento realiza el informe Nacional de Ahogamientos (INA). Esta cifra provoca que este julio haya sido el peor mes de los últimos cinco años.

En total ya son 281 las personas fallecidas por ahogamiento en los espacios acuáticos españoles en lo que va de año. Se trata de un 20% más de muertes que en 2018 en el mismo periodo, según el INA. Hasta el 15 de agosto, día en el que cerraron en informe para presentarlo a los medios, eran 286 los bañistas que perdieron la vida en espacios acuáticos, pero desde esa fecha hasta este martes, en solo cuatro días, ha habido 13 fallecidos más.

La comunidad en la que más ha aumentado la cifra de ahogamientos ha sido la valenciana, con 15 muertes más. Las costas y las playas son los lugares elegidos por los turistas para el ocio de verano y cuanta más afluencia, más exposición al riesgo y más muertes por ahogamiento se producen», explica Jessica Pino, responsable del informe. No obstante, indica que «hay que ir más allá».

Uno de los factores que Pino destaca es la falta de vigilancia. «Esto no solo incluye las piscinas privadas, hay playas en las que hay afluencia de gente, pero no hay servicio de vigilancia y socorrismo. Algunos bañistas, generalmente los mayores de 65 años, acuden a la playa antes de que comience el turno de los socorristas, cuyo horario suele empezar a las 11 de la mañana», señala la responsable.

Además, Pino destaca que estas personas suelen ir solas, por lo que «nadie puede socorrerte ni pedir ayuda. Si en esos casos se produce un ahogamiento lo más normal es que el cuerpo desaparezca y días después aparezca el cadáver». Normalmente se trata de bañistas que responden al perfil de ahogados: «Debido a su edad, no están tan en forma como años atrás y piensan que como lo han hecho toda la vida, bañarse no es algo peligroso para ellos».

77% de ahogamientos en espacios sin vigilancia

Según el INA, el 77% de las muertes por ahogamiento se produjeron en espacios acuáticos que no tenían vigilancia. El perfil de la persona ahogada en lo que va de agosto es el de un hombre de nacionalidad española que fallece durante el uso de una playa o, en cualquier caso, de un espacio acuático no vigilado. En lo que va de año, el informe establece que tiene 45 o más años y que el incidente tiene lugar entre las 10.00 y las 20.00 horas.

Las 21 muertes que se han producido en Castilla y León han ocurrido en espacios no vigilados

Otro de los datos destacables del INA es el aumento de 13 fallecidos por ahogamientos en Castilla y León. Allí las 21 muertes que se han producido han ocurrido en espacios no vigilados. Al ser una de las comunidades más grandes del interior, siempre suele estar a la cabeza, pero Pino critica que «hay zonas como los ríos y pantanos, que son aptas para el baño, pero no tienen servicio de vigilancia y socorrismo, lo que es una incongruencia».

La tercera comunidad en la que más han aumentado las cifras de ahogamientos es Cantabria. Ha habido once más que el año pasado en estas fechas. La responsable del informe explica que la zona norte suele ser más conflictiva por las calas y el oleaje, por lo que hay más posibilidades de riesgo. Además, «en Cantabria las comunidades interiores acuden a estas zonas costeras a veranear y no conocen la zona, son peligrosas y si no tienen vigilancia se incrementa más el riesgo», indica Pino.

En contraste con las cifras de estas tres comunidades, resalta la de Islas Baleares. Allí se han producido 11 muertes menos por ahogamiento en lo que va de 2019 respecto al año anterior. «El descenso ha sido significativo, aunque todavía no podemos sacar conclusiones. No es que se haya hecho nada extraordinario para este descenso», aclara la responsable del informe.

Desde la Real Federación Española de Salvamento esperan no llegar a las cifras de 2017, período en el que fallecieron 481 personas por ahogamiento en espacios acuáticos en España. «El de este año es un incremento bastante potente respecto al año anterior, pero eso lo pueden explicar las condiciones meteorológicas de 2018, que no fueron favorables para permanecer en espacios acuáticos», concluye Pino.