Canadá no firmará en Durban un nuevo «compromiso con Kioto»
Una manifestante contra el cambio climático en Durban - reuters
Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático

Canadá no firmará en Durban un nuevo «compromiso con Kioto»

El Gobierno canadiense considera que es «cosa del pasado»

toronto Actualizado:

El Gobierno canadiense dijo hoy que el Protocolo de Kioto es "cosa del pasado" y que no firmará en Durban un nuevo compromiso con ese acuerdo para lucha el cambio climático.

El ministro de Medio Ambiente de Canadá, Peter Kent, aunque se negó a comentar confirmar o rechazar la retirada formal de ese Protocolo, confirmó que su país no firmará en Durban (Suráfrica) la extensión de los objetivos establecidos en Kioto.

Hoy se inició en Durban la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático (COP17), que se extenderá hasta el 9 de diciembre.

"No vamos a realizar un segundo compromiso con Kioto", insistió en rueda de prensa Kent. "Voy a Durban a seguir implicándonos para crear un mandato para negociar un nuevo acuerdo vinculante que eventualmente incluirá todos los principales emisores del mundo", afirmó Kent cuando se le preguntó directamente si Canadá se retirará del Protocolo de Kioto.

"Nuestro Gobierno piensa que la firma por el anterior Gobierno (canadiense) del Protocolo de Kioto fue uno de los mayores errores que hicieron. El compromiso de nuestro Gobierno es con Copenhague y con un plan realista de reducción de gases con efecto invernadero alineados con nuestro vecino (Estados Unidos)", añadió Kent.

La ratificación canadiense del Protocolo de Kioto suponía que para 2012 el país reduciría un 6% sus emisiones con respecto a las de 1990. No obstante, en 2009 las emisiones canadienses habían aumentado un 34% por encima de las de 1990.

«Petróleo ético»

Gran parte del aumento de las emisiones es fruto de la masiva explotación de las arenas bituminosas de la provincia de Alberta que se consideran las mayores reservas de petróleo del mundo junto con las de Arabia Saudí.

Las raíces del gobernante Partido Conservador del primer ministro Stephen Harper se encuentran precisamente en Alberta, que en la última década se ha convertido en uno de los grandes centros económicos y petroleros del mundo gracias a miles de millones dólares que producen sus yacimientos.

Canadá desarrolla una masiva campaña de relaciones públicas en todo el mundo para etiquetar el crudo de las arenas bituminosas como "petróleo ético" en contraposición al procedente de países árabes y para acallar las críticas de los grupos medioambientales.

Precisamente hoy medios de comunicación británicos revelaron que el Gobierno del primer ministro David Cameron está dando "apoyo secreto" a los yacimientos de Alberta para evitar que sean penalizados por la Unión Europea por su elevada tasa de contaminación. Precisamente, las compañías británicas Shell y BP son dos de las principales empresas involucradas en el desarrollo de las arenas bituminosas de Alberta.