Ilustración de los efectos de la astenia primaveral
Ilustración de los efectos de la astenia primaveral - ABC

Averigua en qué comunidad te afecta más la astenia primaveral

Los síntomas, con esta mala climatología, no han pasado. La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación distingue por sexo, equinoccio y lugar de residencia dónde pasa más factura esta sensación de pesadumbre y cansancio

MadridActualizado:

Estás alicaído y sientes que tu mundo pesa como un yugo a la altura de la espalda. A pesar de que han pasado más de siete semanas desde la entrada de la primavera, la climatología no acompaña este año y los lluviosos meses de abril y arranque de mayo están prolongando los efectos de la tantas veces mentada astenia primaveral. Las mujeres son quienes más acusan esta sensación fatigosa, de cansancio y hastío, para las que muchos especialistas recomiendan tomar un suplemento vitamínico. Otros se quedan, simplemente, con llevar una dieta equilibrada. Algo, en suma, que levante un ánimo que está tocado tras la entrada de la primavera y el reajuste del biorritmo al horario de verano. Normalmente, este periodo aciago de adaptación dura unas tres semanas, advierten los doctores consultados por este periódico, pero este año el tiempo grisáceo puede estar retardando su abandono definitivo. No deja paso a la alegría del verano y el calor, y además, si la persona es alérgica, aún está padeciendo más sus secuelas.

La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación ( Sedca) ha elaborado una tabla en la que mide los efectos de este trastorno pasajero por comunidades y resulta especialmente llamativo comprobar que a los habitantes de algunas regiones de España les «sacude» con mucho más ímpetu que a otros.

El Estudio sobre Plantas Medicinales de 2016 elaborado por esta Sociedad en la entrada, el pasado mes de marzo, de la estación en la que nos encontramos, anota la falta de energía, el cansancio, la somnolencia, el dolor de cabeza o la falta de concentración que se achaca a la astenia. Da cuenta también de que la mayoría de personas utiliza la jalea real como remedo para este malestar generalizado y para el que la mejor receta es dejar pasar el tiempo. Por último, también distingue si la persona sufre más astenia en primavera o en el otro equinoccio, en otoño.

Navarros, sufrientes; riojanos, amoldables

Los españoles más apesadumbrados y que reconocen en esta encuesta que sufren más la astenia son los habitantes de Navarra (un 41,75% de los entrevistados), Comunidad Valenciana (41,72%) y la Comunidad de Madrid (41,33%) en primavera. En otoño acontece una situación diferente. Los andaluces (42,92%), baleares (42,57% de los encuestados) y los cántabros (41,82%) son los que más padecen esos síntomas durante los meses de septiembre y octubre.

En global, y tras entrevistar a más de 2.400 personas de 18 a 60 años, la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación concluye que los riojanos, con un 39,62% de sus residentes preguntados y señalando que apenas notan el cambio de estación, son quienes menos sufren astenia. Les siguen los catalanes (el 33,41% contesta que no lo percibe) y en Castilla y León, un 33,01% también alega que no padecen los síntomas asociados a un episodio asténico.