Alumnos del colegio Santa Teresa de Valencia acudieron ayer a clase en bañador como protesta por las altas temperaturas en las aulas
Alumnos del colegio Santa Teresa de Valencia acudieron ayer a clase en bañador como protesta por las altas temperaturas en las aulas - efe

La aplicación de la Lomce pasará desapercibida en cinco comunidades

Andalucía, País Vasco, Canarias, Asturias y Cataluña aprovechan su autonomía para dejar casi sin efecto la reforma

Actualizado:

La gran reforma educativa con la que el ministro José Ignacio Wert pretendía acabar con los altos índices de abandono escolar, mejorar el rendimiento de los alumnos y mejorar la empleabilidad de los estudiantes españoles amenaza con pasar sin pena ni gloria, al menos en cinco comunidades autónomas. Los responsables políticos de Andalucía, País Vasco, Canarias, Cataluña y Asturias han adoptado distintas medidas, haciendo uso de sus competencias en materia de educación y el margen de maniobra que les permite la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), para diluir en sus territorios los posibles efectos que pudiera tener la nueva norma.

Los gobiernos de estos cinco territorios, que han recurrido la ley ante el Tribunal Constitucional, coinciden en garantizar que sus escolares, que estos días vuelven a las clases tras las vacaciones estivales, apenas notarán los cambios en el currículo previsto ya para este curso en primero, tercero y quinto de Primaria. Ello a pesar de que la ley establece una serie de estándares y criterios de evaluación comunes.

La Junta de Andalucía ha sembrado de obstáculos la aplicación de la Lomce en esta comunidad, gobernada por PSOE e IU. La permanencia de Educación para la Ciudadanía en Primaria, que el Gobierno central ha eliminado como asignatura obligatoria; la reducción de las horas de Religión a 45 minutos semanales, e impedir que las evaluaciones se utilicen para establecer ránkings de centros, son algunas de las medidas «paliativas» que ha impulsado la Consejería de Educación. En el apartado de la Formación Profesional Básica, la intención del Ejecutivo andaluz es que se impartan 100 horas más de las establecidas, mientras que la ratio de alumno por clase será de 20, en lugar de los 30 que fija la Lomce.

Para el Gobierno que preside Susana Díaz, la también conocida como «Ley Wert» produce «la quiebra de la igualdad de oportunidades, segrega a los alumnos de manera temprana, va contra la escuela pública y favorece a la educación diferenciada por sexos.

En el País Vasco, donde arrancaba ayer el curso, la consejera de Educación destacó que la reforma educativa apenas producirá cambio alguno y pasará desapercibida. «Que las familias estén tranquilas, porque no va a tener ninguna incidencia», insistió Cristina Uriarte, que combate «frontalmente» la nueva legislación. De hecho, el Ejecutivo de Iñigo Urkullu confía en ganar tiempo hasta aprobar, próximamente, una Ley Vasca de Educación que blinde un modelo propio, que el nacionalismo exhibe por su alto rendimiento, por encima de la media europea. Una prueba de que la Lomce apenas se notará en el País Vasco es que «no se han cambiado los libros» de texto, recalcó Uriarte durante la inauguración del curso escolar.

Como novedad, el Ejecutivo nacionalista incorporará el testimonio presencial y por escrito de víctimas de «violencia policial», que los niños recibirán según lo aprobado en el Plan de Paz y Convivencia educativa. Se suman así al testimonio de las víctimas de ETA, que introdujo el Gobierno socialista de Patxi López en la anterior legislatura y que la normativa estatal también prevé.

Un «muro de contención»

En Canarias ya ha entrado en vigor la primera Ley Canaria de Educación, una iniciativa legislativa popular llevada al Parlamento regional con el apoyo de más de 35.000 firmas. La norma, rechazada por el PP canario, es para uno de los principales sindicatos del sector en las Islas, STEC-IC, «un muro de contención» contra la ley estatal. En Canarias, el consejero de Educación es el socialista José Miguel Pérez, que el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha designado secretario de Educación del partido.

Por su parte, la consejera de Educación de Asturias, Ana González, ha afirmado: «No nos gusta la ley pero no somos un Gobierno insumiso». Sin embargo, el Ejecutivo asturiano también ha manifestado su intención de «minimizar» en lo posible los efectos de la norma impulsada por Wert. De momento, en su desarrollo normativo ha apostado por fijar como únicas alternativas como asignaturas de libre configuración autonómica Lengua asturiana y Cultura asturiana.

Informe elaborado por José Cejudo, Itziar Reyero, Esther Armora, Mercedes Ramos y Manuel Trillo