El curso escolar en Primaria ya ha comenzado en comunidades como Valencia
El curso escolar en Primaria ya ha comenzado en comunidades como Valencia - mikel ponce

Desconcierto con los libros de texto en el inicio del primer curso de la Lomce

Gobiernos autómicos rechazan que se compre libros nuevos y los editores avisan de que es imprescindible

Actualizado:

El nuevo curso escolar, el primero en el que se aplicará la reforma educativa, arranca esta semana en la mayor parte de España. Los alumnos de la Comunidad Valenciana y Navarra ya entraron a clase la semana pasada, mientras que los últimos en hacerlo serán los catalanes, el próximo día 15. En total, en torno a ocho millones de estudiantes se reencontrarán con sus pupitres estos días.

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), también llamada ley Wert por el ministro de Educación que la ha impulsado, se estrena con no poca confusión y agitación en la comunidad educativa.

La reforma, que este curso se aplica en los cursos primero, tercero y quinto de Primaria y en la nueva Formación Profesional Básica, introduce importantes novedades en el currículo y la estructura de las asignaturas, para las cuales se establece unos estándares y criterios de evaluación.

Los mensajes contradictorios de las autoridades políticas sobre la aplicación de la reforma educativa han llevado la incertidumbre a muchas familias, que no tienen claro si deben adquirir nuevos libros de texto o no.

El gremio de los editores lo tiene claro. La «revolución curricular» que supone la Lomce -no solo porque hay nuevas asignaturas sino porque cambian también los estándares y objetivos didácticos en todas las materias- exige materiales nuevos para superar el curso. Por eso no entienden que haya responsables de comunidades autónomas, también de gobiernos del PP, que estén llamando a no adquirir libros. «Otra cosa es quién paga. No es de recibo que desparezcan las ayudas públicas para libros, que el ministerio ha retirado», señala a ABC el presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto y Material de Enseñanza (Anele), José Moyano.

Preocupación de los padres

El presidente de la Confederación Nacional de Padres Católicos de Alumnos (Concapa), Luis Carbonel, ha expresado la «preocupación» de las familias porque «nunca» se han visto en una crisis económica, laboral y social «tan grave» como la actual y ahora deben afrontar la nueva ley que, aunque a su juicio «es mejor que las anteriores», se ha planteado «con premura e improvisación».

También el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), Jesús María Sánchez, destaca que los padres están «muy preocupados» por el sí o no del cambio de los libros dependiendo de las comunidades. La educación que se da con el libro nuevo o reutilizado «va a ser la misma» porque es solo una herramienta para el docente que dirige la clase, ha argumentado, informa Efe.

Los equipos docentes de los centros tienen libertad para escoger el material que emplean, aunque desde el Ministerio de Educación se advierte de que al final de cada etapa los alumnos tendrán que someterse a una evaluación sobre los temarios del nuevo currículo.

El Consejo Escolar del Estado, que reclama la gratuidad de los libros, considera que muchos de los textos pueden seguir siendo útiles pese a la reforma.