El precio de los libros de texto vuelve a incrementarse
El precio de los libros de texto vuelve a incrementarse - Ana Pérez Herrera

El precio de los libros de texto sube un 0,8% en el primer curso de la Lomce

La ligera subida llega pese a las «fuertes inversiones» de la industria para adaptarse a la reforma educativa

Actualizado:

El precio de los libros de texto ha experimentado un incremento del 0,8 por ciento de media (inferior al 1,1% registrado el curso pasado), en un año en el que los manuales se han tenido que adaptar a los nuevos currículos de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce).

La Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (Anele), que agrupa al 90 % de las empresas dedicadas a la edición educativa, ha destacado en una nota este «ligero» incremento a pesar de que la industria editorial ha tenido que realizar «fuertes inversiones» para adaptarse a la reforma educativa, que comienza a implantarse este año en primaria y en la nueva FP.

No obstante, este aumento es superior al IPC interanual del mes de julio pasado, que se situó en el -0,3 %. Por niveles educativos, el precio aumenta para este curso el 0,5 % en infantil; el 1 % en primaria, el 0,7 % en secundaria obligatoria y el 0,8 % en otras enseñanzas medias, siempre menos que en el curso pasado. El informe anual de Evolución de Libros de Texto que elabora Anele denuncia «la reducción e incluso la desaparición» de las ayudas públicas para comprar libros de texto.

De hecho, el gasto medio por alumno ha disminuido 30,31 euros en los últimos cinco años y se sitúa en 91,15 euros, puesto que los alumnos adquieren un tercio menos de libros, lo que, a juicio de los editores, « no es ninguna buena noticia para la tan deseada calidad de la educación». Sobre todo, añaden, si se tiene en cuenta que diversos estudios internacionales han establecido una correlación directa entre la existencia de libros en los hogares y los resultados de los alumnos en evaluaciones como las de PISA.

Falta de previsión

En cuanto a la facturación del sector, el curso pasado bajó el 9,57 % y el gasto medio por alumno el 9,97 %. Las ventas cayeron sobre todo en FP (-20,10 %), bachillerato (-16,5) y ESO (13,57). Los editores no se atreven a hacer previsiones sobre la evolución que puede tener el próximo curso.

« La precipitada y caótica implantación de la Lomce, sin tiempo material para la publicación de los currículos de las comunidades autónomas, ha propiciado una total incertidumbre en el mundo educativo, cuando no la abierta oposición de algunas autonomías a facilitar la implantación de la ley en sus respectivos territorios», señalan.

En este contexto, las empresas ha tenido que hacer «cuantiosas inversiones para preparar libros adecuados a los nuevos currículos del Estado, difícilmente compatibles por su planteamiento con los hasta ahora vigentes, sin que sepan cuál será el nivel de implantación real de los mismos».

Los libros de texto, recuerda Anele, están sujetos a dos regímenes de precios distintos: fijo o único, que determina el editor, aplicable a los de infantil y enseñanzas secundarias no obligatorias (bachillerato y FP); y libre (variable), que establece el detallista para las etapas obligatorias (primaria y ESO).

Las empresas han editado un total de 31.806 títulos en soporte papel en todas las lenguas oficiales, de los que 12.760 corresponden a libros del alumno, los únicos que son tenidos en cuenta para calcular la evolución de los precios, por ser los que más inciden en el gasto familiar. La edición digital se desarrolla a un ritmo «más que razonable», según el informe, que señala que el catálogo de libros educativos en este soporte se ha incrementado «prácticamente» un 100 por cien al pasar de 3.209 títulos el pasado curso a 6.334 este año.

No obstante, los editores lamentan que «la previsión de las ventas no parece corresponder al esfuerzo de edición realizado por las editoriales, al menos de momento». Los expertos siguen insistiendo en la necesidad de reducir el IVA de los libros digitales que actualmente es del 21 % frente al 4 % de los de papel para conseguir un mayor avance en el desarrollo digital de las aulas.