Un inmenso iceberg, desprendido de la Antártida
Un inmenso iceberg, desprendido de la Antártida - afp

El deshielo de la Antártida podría ser más del doble de lo esperado por los científicos

El aumento del nivel del mar alcanzaría los 1,2 metros y pondría en riesgo al 70 % de la población mundial

Actualizado:

La contribución del deshielo de la Antártida a la subida del nivel del mar a finales de siglo podría ser más del doble de lo que se pensaba y alcanzar los 37 centímetros, lo que causaría un aumento de 1,2 metros y pondría en riesgo al 70 % de la población mundial.

Un estudio del Instituto Potsdam de Investigación de los Impactos del Cambio Climático publicado en la revista científica Earth System Dynamics, bajo la dirección del científico Anders Levermann, uno de los 13 autores del capítulo sobre subida del nivel del mar del último informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), asegura que al ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero, el deshielo de la Antártida aportaría entre 1 y 16 centímetros al aumento del nivel del mar a finales de siglo.

La aplicación de 19 modelos climáticos «ha permitido mejorar las últimas predicciones» y entender con mayor precisión cómo afectará el flujo de agua cada vez más caliente del océano que va fundiendo los bordes del continente de hielo, explica Levermann en una entrevista telefónica con Efe.

Nueva York, bajo las aguas

Al científico no le cabe duda de que, «si la emisiones de gases de efecto invernadero continúan creciendo al ritmo actual, el deshielo de la Antártida podría convertirse pronto en el principal culpable de la subida del nivel del mar» (en la actualidad apenas aporta el 10 por ciento). «Estamos hablando de una subida muy significativa, y que supone un riesgo que ciudades como Shanghai o Nueva York, o países como España que están rodeados de costa».

El estudio sostiene, además, que incluso en el mejor escenario posible, en el que los países pusieran en marcha de inmediato medidas estrictas de lucha contra el cambio climático y lográsemos que la temperatura del planeta no subiera más de dos grados a finales de siglo, el calentamiento ya acumulado en la atmósfera seguiría derritiendo la Antártida.