Los países iberoamericanos estudian implantar sus propios «erasmus»
La Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, habla durante la inauguración del III Encuentro Internacional de Rectores Universia - efe

Los países iberoamericanos estudian implantar sus propios «erasmus»

La secretaria general de Iberoamérica propone un programa de movilidad para 25.000 estudiantes y profesores al año

Actualizado:

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha propuesto este lunes la creación de un amplio programa de becas de movilidad para profesores y estudiantes para los países de España, Portugal y América Latina, tomando como modelo los « Erasmus» que funcionan desde hace años en la Unión Europea.

La iniciativa, que Grynspan ha planteado durante la jornada inaugural del III Encuentro de Rectores Universia 2014 que se celebra hasta mañana en Río de Janeiro, pretende beneficiar a partir del curso 2015-2016 a 25.000 miembros de la comunidad universitaria iberoamericana por año, lo que supondría 125.000 en un plazo de cinco años, si bien la secretaria general iberoamericana espera que se pueda acelerar su implantación y se alcancen los 200.000 en 2020.

Por el momento, la secretaria general iberoamericana no tiene garantías del apoyo de los distintos países que estarían incluidos en el programa, si bien ya ha trasladado la propuesta a sus respectivos responsables educativos, incluido el ministro español José Ignacio Wert. Su puesta en marcha se debatirá el próximo mes de agosto en una reunión de ministros que tendrá lugar en Ciudad de México el próximo 28 de agosto. Posteriormente, se llevaría para su aprobación a la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar los próximos 8 y 9 de diciembre en la ciudad mexicana de Veracruz. Para que se pueda implantar, es necesario que estén de acuerdo al menos siete países, explicó Rebeca Grynspan.

En declaraciones a los periodistas, apuntó que el coste del programa se calcula en torno a 3.000 o 4.000 dólares por estudiante y las becas tendría una duración de cuatro o seis meses.

La Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), que tiene entre sus tareas el fortalecimiento y la cohesión de la Comunidad Iberoamericana e impulsar su proyección internacional, así como preparar las cumbres iberoamericanos de jefes de Estado y de Gobierno, es consciente, no obstante, de que no se puede calcar sin más el sistema de Erasmus (ahora Erasmus+), sino que tiene que encontrar su propio modelo.

En este sentido, su titular recordó que en Iberoamérica no existe una entidad como la Unión Europea, con unos fondos comunes para ser aplicados a un proyecto de este tipo, sino que es necesario encontrar la fórmula para nutrirlo de recursos.

Para desarrollar el programa iberoamericano, apuntó, no sería necesario partir de cero, sino aprovechar iniciativas públicas y privadas que ya están en marcha. En este sentido, se refirió a los programas Pablo Neruda, vigente desde 2007, y Paulo Freire, que se espera que proporcione 1.500 ayudas de movilidad al año para profesores y estudiantes de educación y cultura, así como las becas del Banco Santander -impulsor de la red Universia que organiza el encuentro de Río-, de las que en los últimos cuatro años se han beneficiado ya 10.000 estudiantes de grado de 378 universidades y 2.000 profesores e investigadores menores de 35 años.

Precisamente, Grynspan aseguró que ya ha pedido al presidente del Banco Santander y de Universia, Emilio Botín, su implicación en el proyecto.