La legislación podría interpretarse como racista ya que la mayoría de estas personas son inmigrantes
La legislación podría interpretarse como racista ya que la mayoría de estas personas son inmigrantes - FÉLIX ORDOÑEZ

Noruega castigará con multas o penas de hasta tres meses de cárcel a los mendigos

Oslo prepara una ley a petición del Partido del Progreso –una formación de extrema derecha y xenófoba– para autorizar a los municipios a prohibir la mendicidad a partir de este verano, paso previo a una prohibición nacional en 2015

josé-pablo jofré
Actualizado:

Noruega no quiere mendigos. El país más rico de Europa está en la antesala de penalizar la mendicidad, una legislación que podría interpretarse como racista ya que la mayoría de estas personas son inmigrantes. Se trata de una enmienda legislativa que será debatida en el parlamento y que prohíbe la mendicidad en lugares públicos. El borrador ha sido presentado por el Ejecutivo de la primera ministra conservadora Erna Solberg a petición del Partido del Progreso (FrP, por sus siglas en noruego) –una formación considerada de extrema derecha, populista y xenófoba– y autorizaría a los municipios a prohibir la mendicidad de forma local a partir de este verano, paso previo a una prohibición nacional a partir del verano de 2015.

El ministro de Justicia, Anders Anundsen (FrP) argumentó un «vínculo» entre la mendicidad y la delincuencia, sobre todo el robo de carteras. Según las autoridades, Oslo tiene el mismo número de robos de carteras que Berlín, a pesar de tener una población siete veces menor. Ahora, la mendicidad podría ser castigada con multas o penas de hasta tres meses de cárcel que afectarían principalmente a la comunidad gitana. Según Anundsen, entre 194 mendigos registrados en Oslo en 2012, solo siete eran noruegos; «los demás eran sobre todo rumanos», de origen gitano, aseguró el ministro.

Pero, ¿multas a mendigos?: Iselin Nybö del partido Venstre (derecha liberal) es escéptica a la medida: «¿No es acaso absurdo, castigar con multas a aquellos que justamente piden ayuda económica?», se pregunta Nybö. El debate está servido y está siendo discutido desde el lunes en el Parlamento noruego. Los críticos al proyecto indican que se trata de una prohibición a los gitanos, tal y como «hace 200 años se prohibió por ley la entrada a Noruega a los judíos», comenta el socialdemócrata Bard Vegar Solhjell. Los expertos indican que una prohibición de la mendicidad puede aumentar la criminalidad en vez de combatirla.