Los ingenieros civiles homenajean a Álvaro del Portillo
San Josemaría Escrivá de Balaguer, junto a los tres primeros miembros del Opus Dei y que luego se ordenaron sacerdotes, entre ellos el ingeniero de caminos, Álvaro del Portillo (a la derecha) - abc
sucesor de sanjosemaría escrivá

Los ingenieros civiles homenajean a Álvaro del Portillo

Fue un «colega universal» que destacó «por su ayuda y servicio a la sociedad»

Actualizado:

La Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Madrid ha homenajeado este martes a monseñor Álvaro del Portillo, uno de sus antiguos alumnos más ilustres y que será beatificado el próximo 27 de septiembre en Madrid.

Durante el acto, el director de la Escuela, Carlos Delgado Alonso-Martirena, y el decano del Colegio de Obras Públicas, Jesús Martínez Alegre, han reconocido la vida y las aportaciones de "un colega universal", primer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei, y que nació en Madrid hace 100 años.

Martínez Alegre afirmó que "Álvaro del Portillo inició su carrera profesional como ayudante de Obras Públicas, y ese carácter de ayuda y servicio a la sociedad fue el que configuró toda su vida, como se comprueba por las realizaciones que se llevaron a cabo con su iniciativa en beneficio de las necesidades sociales”.

«Un intenso sentido social»

Pablo Pérez López, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Navarra, destacó en Álvaro del Portillo “un intenso sentido social” y una vida volcada en “un proyecto común, pendiente del servicio a la Iglesia en el Opus Dei”. Afirmó también que el futuro beato fue “un gran amigo de la libertad, que edificó su vida sobre un voluntario olvido de sí mismo para ponerse al servicio de muchos”.

Durante el acto institucional, se proyectó el documental "Saxum. Recuerdos de Mons. Álvaro del Portillo", producido por Betafilms. Su director, el periodista Antonio Tormo, afirmó que "he encontrado rasgos de su formación profesional. A veces habla del 'coeficiente de dilatación', en el sentido de agrandar su capacidad de amar. Y afronta como ingeniero problemas complejos: orden y jerarquización, visión de conjunto, serenidad, búsqueda de soluciones sencillas y eficaces".

El acto se celebra pocos días antes del centenario del nacimiento de Álvaro del Portillo, madrileño que cursó Ingeniería Civil en Madrid, entre 1932 y 1935 y trabajó en la Jefatura de Puentes y Cimentaciones del ministerio de Obras Públicas. Desde 1941 fue Ingeniero de Caminos y en 1944 se ordenó sacerdote y dedicó el resto de su vida a colaborar con san Josemaría Escrivá en el gobierno del Opus Dei.