Seis trabajadores de Fukushima afectados por la última fuga radioactiva de la central
Un trabajor camina por los pasillos de Tepco - reuters

Seis trabajadores de Fukushima afectados por la última fuga radioactiva de la central

La compañía dice que retiraron por error un tubo y a causa de ello se han derramado «varias toneladas» de agua contaminada

Actualizado:

La Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco) ha informado este miércoles de que seis trabajadores de la central nuclear de Fukushima-1 han estado expuestos a las últimas fugas de agua radiactiva.

Tepco ha explicado que estos seis trabajadores han retirado por error un tubo conectado a un sistema para eliminar la sal del agua utilizada para llenar las piscinas en las que se almacenan las barras de combustible gastado de los reactores dañados. Un portavoz de la compañía eléctrica ha revelado que, como consecuencia de ello, «varias toneladas» de agua contaminada se han derramado en las instalaciones, pero ha asegurado que el vertido no se ha extendido a otros lugares.

El pasado lunes, Tepco informó de que se había producido un corte de energía, precisamente, en las bombas que se encargan de llevar el agua hasta las piscinas donde se encuentran las barras de combustible gastado de los reactores dañados. De acuerdo con la versión de la compañía eléctrica, uno de los operarios encargados de la inspección apretó por error un botón interrumpiendo así el suministro de electricidad a las bombas.

Fugas radiactivas

El pasado 8 de agosto, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón reveló que diariamente se vierten al subsuelo 1.000 toneladas de agua desde la central nuclear, de las cuales unas 300 contienen sustancias altamente radiactivas que llegan al océano Pacífico.

Desde entonces, las fugas de agua radiactiva no han cesado y han hecho que en el último mes los niveles de radiactividad en Fukushima-1 se hayan disparado hasta picos de 200.000 becquerelios por litro, capaces de matar a una persona.

Tepco sospecha que las fugas radiactivas se deben al desgaste de la resina que une las placas de acero que forman los tanques en los que se almacena el agua contaminada de Fukushima-1, a pesar de que se trata de un compuesto especial, precisamente, para evitar la permeabilidad. Si bien, ha admitido errores de todo tipo.

En este contexto, el primer ministro, Shinzo Abe, ha anunciado que este mes pondrá en marcha un plan valorado en 21.000 millones de yenes (160 millones de euros) que recupera la vieja idea de congelar el suelo alrededor de los cuatro reactores dañados de Fukushima-1.