¿Qué es el «síndrome de la vejiga tímida»?
Si el trastorno persiste lo más eficaz es ponerse en manos de un especialista - afp

¿Qué es el «síndrome de la vejiga tímida»?

También conocido como paruresis, consiste en un transtorno psicológico que en mayor o menor grado, dificulta a quien lo sufre la posibilidad de orinar en baños públicos

aitor santos moya
Actualizado:

Seguramente algunas personas hayan notado en determinada ocasión que tenían ganas de orinar y no han sido capaces. Multitud de factores como el estrés o la propia vergüenza del individuo a efectuar tal acción en lugares como la vía pública pueden influir en un hecho, que no presenta mayores complicaciones si ocurre de forma esporádica. El problema llega cuando esta imposibilidad de hacer pis fuera del ámbito doméstico viene repitiéndose con frecuencia. Hay personas que no pueden orinar en un baño público si sienten que otros los pueden ver u oír mientras están evacuando.

El número de afectados se sitúa alrededor del 5% de la población mundialLlegados a este punto, debe saber la persona afectada que existe un trastorno psicológico que describe los mismos síntomas. Conocido como el «síndrome de la vejiga tímida» o paruresis, consiste en la dificultad de miccionar en baños públicos o lugares donde haya otras personas delante. El parurético es consciente de que sufre un temor irracional al sentir o imaginar que otros le pueden ver u oír mientras está evacuando. Un inconveniente diario que representa una verdadera limitación a quienes lo padecen, impedidos de realizar un hecho natural del organismo que puede llegar a desembocar en serios problemas tanto físicos como psíquicos.

Ambos componentes (físico y psíquico) caminan de la mano en el origen de la paruresis, consistente en la tensión de los esfínteres a la hora de orinar debido a una serie de factores psíquicos, tales como la ansiedad o una mala experiencia pasada que pudo desembocar en un trauma. Al igual que cualquier trastorno, puede manifestarse en mayor o menor medida pasando de una pequeña dificultad superable con técnicas de relajación, hasta un grave impedimento que hace imposible vaciar la vejiga. El número de afectados se sitúa alrededor del 5% de la población mundial y en gran parte de los casos no se acude al médico.

Como tratar la paruresis

Para superar o en menor medida paliar la paruresis, término acuñado por G. W. Williams y E. T. Degenhardt en 1954, es conveniente llevar a cabo ejercicios de relajación. Si el trastorno persiste lo más eficaz es ponerse en manos de un especialista para realizar una terapia cognitivo-conductual.

Dividida en dos fases, la parte cognitiva busca identificar los temores y falsas realidades con el objetivo de ir modificando la conducta, exponiendo progresivamente al paciente a las mismas situaciones que le producen este trastorno.