Los mártires de la lucha ecologista en Brasil
jose claudio ribeiro da silva

Los mártires de la lucha ecologista en Brasil

Entre 1986 y 2011, la lucha ecologista ha dejado 1.614 víctimas mortales en Brasil

Actualizado:

La lucha ecologista sale cara en Brasil. Entre 1986 y 2011, al menos 1.614 personas fueron asesinadas y solo 91 casos juzgados. El último, el biólogo español Gonzalo Alonso Hernandez, de 49 años y conocido por su defensa del medio ambiente frente a los cazadores clandestinos y los ganaderos, que fue encontrado muerto con varios tiros en la cabeza.

El año 2012 no fue mejor; según datos de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), los asesinatos crecieron un 24% y los intentos de asesinato un 102%. De todas estas víctimas, los activistas que terminaron por convertirse en mártires de esta lucha contra la deforestación son los que han tomado más protagonismo con el paso de los años.

La chispa comenzó con Chico Mendes, un recolector de caucho, sindicalista y activista brasileño, fundador de la organización de trabajadores forestales, asesinado en 1988. A esa misma entidad pertenecían el matrimonio de campesinos formado por José Claudio Ribeiro da Silva y Maria do Espíritu Santo da Silva, que murieron tiroteados en 2011, unas horas antes de que la Cámara de Diputados brasileña aprobara un polémico Código Forestal que avalaba la tala de árboles para aumentar las áreas agropecuarias.

En noviembre de 2011, Nisio Gomes, de 59 años, fue ejecutado por 40 pistoleros enmascarados que invadieron el campamento de indios kaiowá guaraní, en el estado de Mato Grosso do Sul. Gomes era el líder y su comunidad estaba asentada sobre un terreno que los hacendados de la región deseaban. Seis años antes, en 2005, Dorothy Stang, misionera estadounidense de las Hermanas de Notre Dame de Namur, era asesinada mientras se dirigía con dos trabajadores a una reunión del Proyecto de Desarrollo Sustentable «La Esperanza».