¿Son demasiado largas las vacaciones de verano de los niños españoles?
Un aula vacía - ABC

¿Son demasiado largas las vacaciones de verano de los niños españoles?

Con once semanas, como en Finlandia, Islandia o Rumanía, tienen casi el doble que en Alemania o Reino Unido pero menos que sus vecinos de Italia y Grecia

Actualizado:

Las mochilas se arrinconan, los uniformes mutan en bañadores y chanclas... Con el inicio del verano llegaban las vacaciones para los niños españoles. Los últimos en cerrar los libros eran los escolares de la Comunidad de Madrid el pasado martes. Por delante se les presentan unas de las vacaciones más largas de Europa.

También los niños austriacos, griegos, daneses, italianos, noruegos o portugueses están ya de vacaciones. Algunos, como los finlandeses, desde hace casi un mes. A otros, como a los británicos de Inglaterra y Gales, aún les queda hasta el 24 de julio de clase y unos días más a los escolares alemanes de Baviera. Su pistoletazo de salida vacacional se produce la víspera de que sus compatriotas de Hamburgo regresen al cole el 31 de julio.

En Alemania solo cuentan con 6 semanas de vacaciones estivales que cada länder fija entre junio y septiembre. Junto a Suiza, el Reino Unido (salvo Irlanda del Norte), Dinamarca, Países Bajos y Liechtenstein, forma el grupo de los países con menos vacaciones de verano.

En el extremo opuesto, con el doble o más de vacaciones, se encuentran países mediterráneos como Italia, Grecia y Turquía, pero también los bálticos de Estonia, Letonia y Lituania, según el informe de la Red de información sobre Educación europea Eurydice sobre el curso 2012/2013.

Con 8 o 9 semanas de parón en Primaria se encuentra el grupo de países integrado por Francia, Noruega y estados de Europa central como Polonia, República Checa o Austria, mientras que en países tan distantes como España, Finlandia, Islandia o Rumanía las vacaciones duran 11 semanas.

En algunos países, el parón veraniego se compensa con vacaciones de otoño o primavera y descansos durante el resto del año. Ocurre en Francia, con 62 días festivos que suma a las vacaciones estivales o en Turquía, donde solo tienen 19 días festivos durante el curso. Italia, por el contrario, cuenta con un largo verano y un mes más de vacaciones repartido el resto del año.

¿Influye la duración del verano en los resultados académicos de los alumnos? No resulta fácil de determinar. Países con largos veranos como Grecia, Italia, Portugal o España no salen bien parados en el informe PISA, pero Finlandia disfruta de once semanas y encabeza la clasificación. Otros, como los Países Bajos, logran sin embargo una buena nota con un corto verano.

Un logro social

El factor climatológico marca este descanso escolar, más prolongado en el sur que en el norte de Europa aunque con excepciones como reflejan los datos en el mapa. En su día, constituyó «un logro social muy importante», según resalta el profesor de la Universidad de Granada Miguel Beas. Hasta finales del siglo XIX las escuelas infantiles no cerraban en verano ni existían cursos estructurados como ahora. Las pausas venían obligadas por la necesidad de que los niños ayudaran a la familia en labores agrícolas, no por la necesidad de un descanso del escolar o del maestro.

La Ley de 16 de julio de 1887 cambiaría para siempre los veranos estableciendo las primeras vacaciones entre el 24 de julio y el 6 de septiembre. Con esta norma «se reconoce a los niños el derecho a las vacaciones y se le concede a la infancia un tiempo escolar propio», subraya Beas, colaborador del catedrático de la Universidad de Valladolid Agustín Escolano en la redacción de la «Historia ilustrada de la escuela en España».

«Son muy largas»

Hoy nadie cuestiona ese derecho al descanso veraniego aunque sí la duración del mismo, que de aquellos primeros 45 días ha pasado a los 77 actuales. «Así no está bien. Lo repetimos constantemente. Las vacaciones son muy largas», sostiene Luis Carbonell. El presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) argumenta que los niños pierden el hábito de estudio y a los padres les resulta muy difícil conciliar, obligando a un gasto en campamentos y actividades que hipoteca aún más a las familias en estos momentos de crisis.

Coincide con la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) en que es necesario abordar el debate sobre el calendario escolar, recortando las vacaciones de verano y distribuyendo los días a lo largo del curso. «Entiendo que es complicado, pero nadie es capaz de tomar decisiones», se lamenta Carbonell.

Ignacio Buqueras y Bach, presidente de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, también aboga por una mejor distribución del tiempo escolar para que las vacaciones «no sean un via crucis» para las familias y pide la apertura de los colegios por las mañanas «para que los niños dispongan de un espacio para aprovechar el tiempo, jueguen y no estén abandonados en sus casas con medios a su alcance, como internet o la televisión, que no son los más adecuados».

<div style="margin:10px 0"><img src="//www.abc.es/informacion/modulos-codigo-2010/imagenes/vacaciones-verano.gif" alt="Vacaciones de verano en los paises europeos, según Eurydice" /></div>