Es Noticia

Juego de Tronos Venganza, intrigas y muertos vivientes: los cabos sueltos de «Juego de tronos»

A través de este mapa interactivo se puede recordar qué sucedió en la anterior temporada en cada rincón de los Siete Reinos de Juego de Tronos (Pincha en los puntos rojos para averiguarlo)

¡Cuidado! El gráfico contiene información de todo lo ocurrido en la séptima temporada de la serie

En España, Juego de tronos está disponible en Movistar+ y HBO España

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En la séptima temporada de «Juego de tronos» no hubo capítulo nueve, el clásico episodio bomba en la serie con sangrientas muertes y grandes batallas, pero tampoco hizo falta. Sin perder los detalles de calidad que la elevaron como una de las mejores series de la historia, entre críticas por las licencias creativas, los predecibles giros de guión y, sobre todo, por la celeridad con la que los personajes viajaban de un extremo al otro de Poniente, la penúltima entrega de la serie de HBO ofreció lo que se esperaba: un trampolín hacia su final, una pausa entre el pasado y el futuro que, como el invierno, estaba a la vuelta de la esquina.

Poniente no había vuelto a ver un dragón desde el reinado de Aegon III, 157 años después de la Conquista. En la penúltima entrega de «Juego de tronos», sin embargo, atravesaron el mar Angosto tres criaturas aladas. Como en su día hicieron sus ancestros Aegon el Conquistador, Rhaenys y Visenya, Daenerys siguió la tradición de los Targaryen y voló a lomos de Drogon, escoltada por sus hermanos Rhaegal y Viserion, ambos sin jinete. La acompañaba, por tierra, un ejército de Inmaculados. Tras la intervención de Tyrion en Essos y en una maniobra sin precedentes, khaleesi volvió del exilio sellando una alianza, también carnal, con Jon Nieve y el Norte de los Siete Reinos. Los Targaryen empezaban a recuperar en Poniente el poder perdido antaño.

Con la vista puesta en el Muro y la amenaza de los Caminantes Blancos más presente que nunca, hubo incursiones más allá del Castillo Negro de la guardia de la Noche, secuestros de zombies y grandes pérdidas, como el dragón muerto –y resucitado– a manos del Rey de la Noche. La desconfianza avivó viejas rencillas y abonó el terreno, fértil de por sí, a las batallas, desigualadas tras entrar en juego las poderosas criaturas aladas. A base de fuego y sangre se mermaron las tropas de Desembarco del Rey, menguando todavía más el séquito de partidarios del reinado de Cersei Lannister, en el Trono de Hierro después de ver cómo la muerte se llevaba a todos los hijos fruto de su incestuosa relación con su hermano Jamie. En las mazmorras de la ciudad real, los restos de dinastías venidas a menos: Yara Greyjoy, a la espera de que el castrado Theon la rescate, y Ellaria Arena, que fuera amante de la Víbora Roja a la que La Montaña le reventó la cabeza.

Escena de Juegod e Tronos, el Rey de la Noche
Escena de Juegod e Tronos, el Rey de la Noche -

En medio de un choque entre el Norte y el Sur de Poniente, todos van tomando partido. Lejos de replegarse, el felón Euron Greyjoy jura una nueva lealtad a cambio de un sitio junto a Cersei, y a cambio de una corona el seguidor del Dios Ahogado cruza el mar Angosto en busca de los 20.000 mercenarios de la Compañía Dorada que, auguran, decantará la inevitable guerra. Clavada su ambición sobre las espadas del Trono de Hierro, que forjó Aegon el Conquistador fundiendo el acero de las tizonas enemigas, Cersei ya es la única que mira hacia el poder y no a la superviviencia.

Invernalia, antaño regia y después alicaída barrera contra los salvajes, resurge con las intrigas de las mujeres del Norte, pero la nieve y el mal acechan, y amenazan con arrasar sus cimientos. Mientras la mayor de las Stark, Sansa, se repone de las humillaciones sufridas a manos de Ramsay Bolton tomando los mandos, a sus órdenes Arya alardea con la daga y ejecuta su venganza. Si en la sexta temporada de «Juego de tronos» se cobró la vida de Walder Frey, aquí acaba con las maquiavélicas mentiras de Meñique, el conspirador por antonomasia. Bran, ausente en anteriores temporadas por su autodescubrimiento, descubre, ante el boquiabierto Samwell Tarly y en su letargo de Cuervo de tres ojos, la verdadera identidad de Jon Nieve, que no solo no es bastardo Stark sino que se coloca en primera línea de sucesión al Trono de Hierro.

Arya Stark, una de las protagonistas de la temporada final de Juego de Tronos
Arya Stark, una de las protagonistas de la temporada final de Juego de Tronos -

El invierno que llevaba varias temporadas amenazando, llega por fin a «Juego de tronos». El frío cala en los huesos, y el miedo hace mella en los dignos aspirantes al Trono de Hierro, que cada vez importa menos. La muerte, antaño el merecido descanso tras una larga vida, desafía el descanso eterno. El Rey de la Noche y sus Caminantes Blancos, con un aterrador Viserion helado, destruyen parte del Muro que puso en pie Brandon el Constructor, dejando en el aire la vida del tantas veces resucitado Beric Dondarrion, del salvaje Tormund Matagigantes y Edd el Penas, que ya auguró lo inevitable en una conversación con otro hermano negro de la Guardia de la Noche:

—Defenderemos el Muro hasta el último hombre —dijo Cotter Pyke.

—Que probablemente seré yo —apuntó Edd el Penas con tono resignado.

Dicho y hecho.