ES NOTICIA EN ABC

Premios Oscar 2018: los duelos de la noche de las estrellas

«La forma del agua» y «Tres anuncios en las afueras» aspiran a las principales categorías

Frances McDormand, en una escena de «Tres anuncios en las afueras» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cada vez parece más difícil una entrega de premios –de cine o de lo que sea– sin que se desborde su vertiente política. Hollywood no es una excepción. La meca del entretenimiento, el dinero y el espectáculo, lleva ya años utilizando el escenario del Teatro Dolby de Los Ángeles como plataforma desde la que denunciar el tema que corresponda cada temporada.

Este año es el momento de las mujeres, el #Time’sUp y el #MeToo, como lo fue en 2017 el #OscarSoWhite o hace dos el #BringBackOurGirls. Etiquetas que se olvidan cuando las estrellas devuelven el traje al diseñador que se lo prestó para la alfombra roja. Quizá por todo esto, la favorita en la categoría de mejor película sea «Tres anuncios en las afueras» con una madre, interpretada por Frances McDormand, que se rebela contra todos los poderes fácticos y fálicos que dominan el pueblo de la América profunda donde vive. Y es injusto valorar la película solo por la temática, pero es algo que ya ocurrió la pasada edición tras el triunfo de «Moonlight»: la reivindicación coincide con la ganadora.

Frente a ella se alza la otra favorita, «La forma del agua», la fábula de Guillermo del Toro con otra protagonista femenina que busca revertir su situación y con un antagonista tan machista que incluso homenajea (reconocido por el propio cineasta) al Torrente de Santiago Segura, con quien comparte amistad el director mexicano.

En ese enfrentamiento se puede colar «Lady Bird», el debut en la dirección de la musa indie Greta Gerwig, aunque sus opciones son escasas (según las apuestas), igual que las del resto de nominados a mejor película, «Call me by your name», «Los archivos del Pentágono», «Déjame salir», «Dunkerque», «El instante más oscuro» y «El hilo invisible».

La única estatuilla que parece tener el nombre del ganador grabado es la de mejor dirección para Guillermo del Toro. Los principales premios entregados hasta ahora, eso que se resuelve como «la antesala de los Oscar», le han consolidado como el candidato número uno. Aunque todo ese favoritismo puede ser barrido por la ola de Greta Gerwig y su «Lady Bird». En los últimos días, desde los medios estadounidenses han empezado a barajar la posibilidad de que la cineasta se convierta en la segunda mujer que gane el Oscar de la categoría tras Kathryn Bigelow, que lo logró en 2009 con «En tierra hostil». Sería un «the end» perfecto para esta temporada de premios.

Capas de maquillaje

Durante el rodaje de «El instante más oscuro», Gary Oldman llegó a acumular más de 200 horas sentado en una silla para que le maquillaran. Un esfuerzo, el de reconstruir el Churchill más verosímil de los muchos creados por el cine, que le erige como principal favorito para el Oscar a mejor actor. Pero, ¿cómo medir los matices interpretativos bajo decenas de capas de «chapa y pintura»? Esa es la baza que juegan los partidarios de Daniel Day-Lewis para decir que su modisto, inspirado en el diseñador español Cristóbal Balenciaga, en «El hilo invisible» debe ganar la estatuilla. Pero es que, además, se suma una parte casi romántica, o al menos de sentido de la historia, por el que el Day-Lewis se convertiría en el actor con más galardones desde que la Academia de Hollywood empezara a repartirlos hace 90 años e igualaría a Katharine Hepburn, ambos empatados con cuatro.

El resto de nominados no parece tener ninguna opción: para Daniel Kaluuya («Déjame salir») y Thimothée Chalamet («Call me by your name»), ambos excepcionalmente jóvenes, la candidatura ya es un premio, y para Denzel Washington («Roman J. Israel»), fue una sorpresa incluso entrar entre los cinco con una película ignorada en el resto de categorías.

En el apartado femenino, todo está excepcionalmente abierto. Suena favorita, como en casi todo, la protagonista de «Tres anuncios en las afueras», Frances McDormand, y como en casi todo aparece su rival, «La forma del agua», con Sally Hawkins al frente. Pero la categoría tiene un nombre demasiado grande como para descartarla. Es Meryl Streep, la mujer con más nominaciones de la historia, 21, de las que ganó tres (dos de actriz principal y una de reparto) y que se presenta en la gala siendo la representante de «Los archivos del Pentágono», ígnorada por los académicos con solo dos nominaciones. Incluso Margot Robbie, por «Yo, Tonya» y favorita del crítico de ABC Antonio Weinrichter, o Saoirse Ronan por «Lady Bird» podrían subir esta madrugada a por la estatuilla sin que fuera descabellado para nadie.

Hacer historia

La noventa edición de los premios Oscar dejará también escenas para el futuro, como la de Rachel Morrison junto con sus cuatro colegas nominados a mejor fotografía, la primera vez en la historia que una mujer lo consigue. O la posibilidad de ver a los mismos protagonistas que en la edición anterior entregar el premio a mejor película. Lo volverán a hacer Warren Beatty y Faye Dunaway tras el garrafal error del año pasado –anunciaron el Oscar a la mejor película para «La La Land», cuando en realidad era para «Moonlight»– y del que la Academia les quiere exculpar una vez se demostró que no fue fallo de los actores.

Incógnitas, quinielas y elucubraciones que, año tras año, durante los 90 que se han entregado Oscar, solo se han logrado resolver cuando se abre el sobre y se lee el ganador. No podía ser de otra manera y hasta esta noche no se conocerá a los triunfadores: «And the Oscar goes to...».