ES NOTICIA EN ABC

Los distribuidores piden que Netflix y HBO paguen como las televisiones y que faciliten la permanencia en salas

Exigen que las plataformas en «streaming» destinen entre un cinco y un seis por ciento de sus beneficios en España a la promoción del audiovisual nacional, como ya hacen las televisiones

La concejal de Cultura de Valladolid, Ana Redondo, y el director de la Semana Internacional de Cine (Seminci), Javier Angulo,, en las instalaciones del festival
La concejal de Cultura de Valladolid, Ana Redondo, y el director de la Semana Internacional de Cine (Seminci), Javier Angulo,, en las instalaciones del festival - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los distribuidores independientes de cine han defendido este miércoles, en las jornadas organizadas por la Semana Internacional de Cine de Valladolid, que las nuevas plataformas digitales internacionales de distribución deben contribuir al Fondo Español de Protección a la Cinematografía.

Integrar a las plataformas como Netflix, HBO y Amazon dentro de la legislación para que destinen sus beneficios al cine español, flexibilizar ventanas de distribución, continuidad de los espacios de diálogo, amortización de los títulos o las ayudas estatales, han sido también las conclusiones a las que han llegado estas jornadas.

Durante la presentación de las conclusiones, que se han desarrollado ayer y hoy, el coordinador de la Seminci, Fernando Lara, ha expuesto a los asistentes los veinte puntos que han emanado de este foro, integrado por las distribuidoras Adicine y Filmin y por el Instituto de la Cinematografía y de las Artes audiovisuales (ICAA).

De este modo, los distribuidores han defendido que, al igual que hacen por ejemplo las televisiones privadas, estas plataformas como Netflix, HBO o Amazon deban destinar entre un cinco y un seis por ciento de sus beneficios en España a esta promoción de la cultura audiovisual nacional.

En unas jornadas en las que todas las partes han actuado movidas por la «pasión por el cine» y con el objetivo de «satisfacer y enriquecer culturalmente» a los espectadores, los participantes en el debate han manifestado su preocupación por que el cine independiente atraiga en España cada vez más a un público de «mayor edad».

Atraer a los millennials

Por este motivo, los cineastas han apuntado que uno de los principales objetivos del sector debe ser la necesidad de trabajar de «forma conjunta» para despertar el interés de generaciones más jóvenes cuya presencia es «cada vez menor» en las salas.

Entre las actuaciones que han sugerido para tal fin, se encuentra la de fomentar la educación audiovisual en los centros de enseñanza, que debe de emanar de un «compromiso» de los poderes públicos, estatales y autonómicos en aras de «fomentar desde la infancia y adolescencia» a quienes serán los espectadores del futuro.

A su juicio, el cine independiente no es sinónimo de filmes «raros, difíciles o minoritarios», unos clichés que deben enterrarse, para lo que los distribuidores más convencionales, como las televisiones, deben incluir entre su programación este tipo de cine alejado de lo convencional, como así han dispuesto los participantes.

Sobre este aspecto, los operadores televisivos han reivindicado a los distribuidores independientes que cuenten con ellos a la hora de realizar las adquisiciones en los mercados internacionales, para así poder encajar estos títulos en las rejillas de su programación.

En este sentido, el director de la Seminci, Javier Angulo, ha recordado que 36 de las 230 películas y documentales presentados en este festival «aún no cuentan con distribuidores en España», por lo que ha manifestado la intención del festival de convertirse en futuras ediciones en un escaparate de las cintas para la distribución.